Democracia no es solo la voluntad de la mayoría. Para Tortosa.

¿Es contradictorio afirmar que es un día triste para la democracia el día que se decide mantener un monumento franquista que humilla las víctimas republicanas en Tortosa? ¿No es la democracia el respeto a la mayoría?

La democracia es la máxima expresión de la voluntad de la mayoría pero no es solo la voluntad de la mayoría, ésta tiene límites. Los límites de la voluntad de la mayoría se encuentran en las minorías:

  1. Cuando una minoría tiene la capacidad de ser mayoría se aplica la norma de la voluntad de la mayoría con los límites establecidos en el respeto a la diversidad, a la libertad ideológica y a la dignidad individual y colectiva. Una mayoría democrática jamás puede aspirar a acabar, humillar y criminalizar a una minoría democrática. Tal tolerancia no es aplicable a cualquier opción que pretenda acabar con las reglas democráticas, que no son las leyes de un régimen aunque se autocalifique como democrático, sino las normas que rigen la democracia, el equilibrio entre la voluntad de la mayoría y los derechos de la minoría.
  2. Cuando una minoría disgregada territorialmente no tiene la capacidad de ser mayoría no se le puede aplicar la voluntad de la mayoría. La dignidad, libertad, igualdad e integridad física y moral estaría a la merced de una eterna mayoría ajena a la realidad de la minoría. Por eso no se puede aplicar la voluntad de la mayoría, porque dejar derechos en manos de una eterna mayoría que siempre será ajena a sensibilidad de un colectivo puede devenir en la peor de las tiranías y se mantendrían desprotegidas las minorías ante la imposibilidad de poder devenir mayoría. Una mayoría no podría legislar en contra personas con religiones distintas a las de la mayoría, tampoco contra minorías étnicas o contra minorías que representan una orientación sexual distinta por ejemplo.
  3. Cuando una minoría agregada territorialmente no tiene la capacidad de ser mayoría se le aplica el principio de autonomía, es decir, el derecho al autogobierno y a la autodeterminación. Minorías étnicas, culturales y nacionales que se encuentran agregadas territorialmente, como condición de minorías, jamás pueden devenir mayoría y estarían desprotegidas ante una mayoría ajena y probablemente insensible a su realidad. Por eso tienen el derecho a su propia determinación y gobernanza democrática porque en caso contrario su libertad, dignidad, igualdad e integridad física y moral estaría en peligro ante la tiranía de la mayoría.

Tortosa choca con el derecho a las minorías del punto 1: No es tolerable en democracia la humillación de fuerzas democráticas, en este caso a la memoria de las víctimas republicanas. De la misma forma que la mayoría democrática no puede imponer condiciones de humillación a la minoría, tampoco es tolerable mantener un monumento de un régimen antidemocrático que simboliza el exterminio del bando democrático y republicano diga lo que diga la mayoría, no cabe reinterpretación posible.

La democracia no puede suponer la indefensión de una minoría, no es sinónimo de tiranía de la mayoría. La democracia es un sistema de normas reguladas por el equilibrio entre la voluntad de la mayoría y la protección de las minorías que permite la convivencia, el respeto, la tolerancia, la diversidad, la libertad y la igualdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s