Contra el derecho a la propiedad

Es deber de todo buen economista cuestionar constantemente el sistema económico que rige nuestras vidas. Es deber de todo parásito defender a capa y espada el sistema económico que le beneficia.

En este sentido, es necesario, vistas las fallas económicas del capitalismo, cuestionar su piedra angular: el derecho a la propiedad.

El derecho a la propiedad ha sido fundamental para generar el negocio, el mercado, el intercambio justo de bienes y servicios, sin él, no habría seguridad ante los bienes, tu producción podría ser saqueada por el más fuerte, no podría existir seguridad en el intercambio de bienes y servicios y no existiría el progreso económico que nos ha traído el comercio.

El derecho a la propiedad se concibió bajo un sistema económico, que como dice el mismo nombre económico, se basa en la gestión de recursos escasos y excluyentes. Un recurso escaso es aquél cuya oferta y producción marginal es menor a la demanda potencial de uso y explotación  marginal y un recurso es excluyente cuando el uso de una unidad de producto excluye a otro de su uso. Esto trajo toda la economía capitalista actual, con el derecho a la propiedad, se podía intercambiar un bien y un servicio a un precio ajustado a la oferta y la demanda.

Sin embargo, la capacidad tecnológica e innovadora ha ido dejando obsoleta esta concepción de propiedad con la aparición de bienes y servicios infinitos y no excluyentes. Por ejemplo, el ver un vídeo por internet no hace que ese vídeo se agote y tampoco excluye a otro de poder verlo. El dogmatismo sobre el derecho a la propiedad trajo una restrictiva legislación reguladora del derecho a la propiedad sobre este tipo de bienes, se inventaron la propiedad intelectual y se persiguió la difusión de contenido en base a esta legislación. Esto nos llega a pensar que estamos viendo la saturación de un falso derecho que ya no sirve: el de la propiedad, y que los pensadores económicos de entonces, basándose en su contexto histórico, no lo concibieron correctamente.

Una patente sobre un medicamento simplemente permite un monopolio de explotación en contra de cualquier libre competencia perjudicando al conjunto. Hoy, el derecho a la propiedad se basa en la creación de micro-monopolios de explotación que no ayudan al progreso económico y social de la población. Al final, el más fuerte, el que acumula más capital monopolístico es el que se impone, cuando todo este sistema se inventó para evitar que el más fuerte se impusiera. El mismo sistema económico capitalista está entrando en una contradicción evidente al no poder evitar los monopolios, la libre competencia se ha convertido en simple retórica ante el poder de las corporaciones, antes los efectos oligopolísticos del mercado que se vuelven inevitables y de la necesidad constante de regular derechos de propiedad ante estos nuevos productos no escasos y no excluyentes.

Es anti-económico garantizar rentistas en base a una propiedad y no en base a la producción, es explotación por privación y no genera ningún tipo de progreso económico.

Ha llegado el momento de cuestionar el derecho a la propiedad, que debería ser substituido por el derecho a la explotación. El derecho a la explotación responde al principio de uso, es decir, la tierra es de quién la cultiva. Se elimina el derecho anacrónico de la propiedad para la creación de un nuevo derecho que evite los abusos monopolísticos y ayude al progreso económico y social. El derecho a la explotación implica que todo producto o bien generado por uno mismo, le corresponde a uno mismo su explotación, uso o intercambio. Esto mantiene el beneficio principal por el cual fue concebido el derecho a la propiedad, podemos decir tranquilos que quitar el derecho a la propiedad por el derecho a la explotación no permite que a uno le quiten la lavadora porque cualquier persona que inicialmente la adquiere, tiene sobre ella el derecho exclusivo a la explotación.

La diferencia entre el derecho a la explotación y el derecho a la propiedad es que si no se ejecuta un uso sobre el bien o servicio, se pierde el derecho a la explotación. Es decir, evitando el uso especulativo o la simple restricción de uso afectando a la oferta. Por ejemplo, si un banco tiene propiedades inmuebles sin usar durante x tiempo a regular, se entiende que este banco pierde el derecho a la explotación, ya que no garantiza el uso principal de un bien inmueble que es su explotación como vivienda, local comercial, etc. Lo que obliga a que quien tenga derecho a la explotación se vea obligado a efectuar alquileres o venta de inmuebles a precio de mercado, evitando prácticas oligopolísticas como existen ahora o puramente especulativas.

Dirán, pero este derecho a la explotación necesita ser regulado por la legislación, y efectivamente es así, de la misma manera que lo está el derecho a la propiedad, la diferencia es que este derecho regulado evita efectos nocivos que tenía el derecho a la propiedad y abrirá una nueva forma de gestión de los recursos no excluyentes y no escasos. De esta manera se adapta cada recurso a su forma natural de gestión para el beneficio individual y de la colectividad, haciendo corresponsable a todos sobre los recursos. Nadie puede apropiarse de recursos para su privación, especulación o explotación monopolística, todos deben estar al servicio de todos.

Un comentario en “Contra el derecho a la propiedad

  1. Si canviem el dret a la propietat pel dret a la explotació, i si acceptem la regulació d’aquests drets, també hauriem de regular la execució o no de la explotació intel·lectual. I arribats a aquest punt a la teoria del canvi de drets li falten fonaments.
    Potser canviant el nom Capitalisme per Economisme seria suficient, si s’actués d’acord al sentit ampli de la paraula, amb mes respecte als recursos que disposem i als que generem amb l’esforç físic i/o intel·lectual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s