La falta de perspectiva de la izquierda española sobre la cuestión catalana

Desde hace tiempo que observo, debato y contrapongo argumentos con todo tipos de personas, pero me ha llamado la atención cierta postura de la izquierda española respecto a la cuestión catalana.

A mi parecer, existe un sesgo cognitivo a la hora de afrontar el debate sobre la cuestión nacional catalana, en parte, causado por la propaganda que la oligarquía española lanza en sus medios de comunicación.

  1. No se puede entender al Estado español como el lugar de encuentro de los pueblos de España como he visto que defendían algunos. No podemos perder de vista que el Estado español es una cárcel de pueblos dominado por una oligarquía. Y su máxima preocupación es mantener el dominio y la unidad de la finca, la que es sustento de su privilegio. Si el Estado cae, ellos caen.

  1. No se puede entender como el sistema de financiación como solidaridad entre pueblos como he visto que defendían algunos. No podemos perder de vista que un sistema centralizado de distribución de recursos entre administraciones burguesas y controladas por oligarquías nacionales y locales no es solidaridad entre pueblos. La solidaridad entre pueblos se corresponde a la libre cooperación y federación en la lucha por la igualdad y la libertad de todos ante toda opresión y acto de dominación.

  1. No se puede entender como la unidad nacional de España como el garante de la fraternidad entre los pueblos como he visto que defendían algunos. No podemos perder de vista que la solidaridad y fraternidad entre pueblos no se circunscribe a ningún ámbito nacional, es internacionalista, y por eso, no importa que la clase obrera viva en distintos Estados, porque la solidaridad y fraternidad entre los obreros sobrepasa fronteras.

  1. No se puede entender el internacionalismo de los pueblos y la clase obrera como la eliminación de fronteras políticas como he visto que defendían algunos. No podemos perder de vista que la eliminación de las fronteras políticas nunca fue internacionalismo, siempre ha sido imperialismo, y se le llama asimilación y dominio territorial. El internacionalismo es el respeto a los pueblos a su libre organización y federación sin negar la existencia de otros que se consideren como tal.

  1. No se puede entender la simplificación de los ejes ideológicos en dos: el social para la izquierda y el nacional para la derecha como he visto que defendían algunos. No podemos perder de vista que los valores de la izquierda no están en la caridad y en un paternalismo alimentado por una condición de superioridad moral frente a la derecha. Los valores de la izquierda se encuentran en la libertad y en la igualdad. La liberación de toda opresión, ya sea social, refiriéndose a las luchas feministas, animalistas, LGTB, entre otras; ya sea capital, refiriéndose a las luchas sindicales, contra oligopolios, corporaciones capitalistas y la lucha de clases; y ya sea nacional, refiriéndose a todas aquellas luchas por la liberación nacional y contra el dominio territorial; son los valores de la izquierda y no hay jerarquía entre luchas.

  1. No se puede entender la independencia de Catalunya como un acto nacionalista como he visto que defendían algunos. No podemos perder de vista que el hecho de situar la unidad nacional de España por encima de todo, incluso de votar, y considerar esta unidad como un bien eterno e incuestionable es el acto más nacionalista que existe. No podemos perder de vista que esta propaganda nacionalista española es la producida por la misma oligarquía que quiere mantener su dominio sobre los pueblos de España por encima de todo. No podemos perder de vista que si la pequeña burguesía nacionalista catalana se ha sumado a la independencia es por la corta visión de una oligarquía española imperialista que no quería aceptar un acuerdo privilegiado para la burguesía local catalana provocando la ruptura entre estas. No podemos perder de vista que este conflicto entre la burguesía catalana y la gran patronal española no se puede desperdiciar. Por eso, es lógico que una izquierda anticapitalista e independentista alimente la ruptura frente a una izquierda reformista y continuista que ha perdido la perspectiva y la oportunidad.

La independencia de Catalunya es probablemente la mayor oportunidad para los pueblos de España y la clase trabajadora. Solo con la eliminación del Estado español será posible la libre federación entre pueblos, que no se encontrará jamás en un reformismo interno del Estado, que alimenta precisamente la reconciliación entre la burguesía catalana y la oligarquía española.

Por eso, sorprendido a la reacción de la izquierda española, invito a la reflexión y al debate. No se puede perder esta oportunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s