A mi amigo Antonio Arroyo Gil, respuesta a su artículo en El País

Querido amigo:

Quería compartir contigo mi preocupación creciente por la evolución que está experimentado el nivel de compresión español, quizás condicionado por la falta de pluralidad mediática española y la distorsión y manipulación constante que se ofrece del independentismo catalán.

Mucha osadía se debe tener para escribir una carta a tus amigos independentistas cuando en ella demuestras no haber entendido nada del independentismo.

Se dice que cuando alguien hace algo con tal osadía, lo suele hacer más por ignorancia que por maldad, por eso, quiero pensar que esta carta publicada en El País se trata de una falta de comprensión. No quisiera pensar que es una muestra más de la sordera crónica española, de esa actitud imperial que pretende aleccionar a los catalanes sobre cómo deben pensar sin ni siquiera haber escuchado nada.

Así que, como considero que su sordera no es un acto de soberbia, sino de la máxima ignorancia le intentaré explicar algunas falsedades y falacias sobre su argumentación:

1) Cuando habla de lo que le preocupa el nacionalismo, obvia que el nacionalismo excluyente, de negación de la alteridad, de la diversidad y la pluralidad del que habla es el nacionalismo español. En España solo ha habido un nacionalismo que ha negado la diversidad del Estado y este ha sido el nacionalismo español, el que pretendía españolizar a los alumnos catalanes.

2) ¿Qué es lo que impide a los catalanes hablar su propio idioma, disfrutar de su cultura, mantener sus tradiciones, entre otras cosas culturales? ¿Hace falta comentar la situación del catalán en la justicia, en el cine, en el etiquetado de los productos, de la no-oficialidad en la UE siendo más hablada que otras lenguas oficiales de la UE? O de la misma forma ¿hace falta hablar de la situación pretendida y ejecutada por el Estado español para generar una situación de diglosia en las zonas de habla catalana para minorizar al catalán y folclórizarlo hasta límites que ponen en peligro su supervivencia y vitalidad cultural? Ahora que ya sabe lo que impide, puede proseguir a combatirlo, sobre todo en las zonas que peor está la situación, en Baleares y la Comunidad Valenciana.

3) ¿Realmente cree que lo óptimo y la evolución natural es ir hacia un gobierno mundial y por ello los catalanes hemos de renunciar a nuestro autogobierno y dejarnos gobernar por un gobierno cada vez más mundial? ¿Estamos hablando de internacionalismo o imperialismo? Porque suena a lo segundo. La globalización, la creación de estructuras supranacionales, si las entendemos en términos imperialistas, sí, podemos llegar a la misma conclusión que usted; pero si las entendemos de forma internacionalista, no. ¿Qué es lo distinto, el carácter distintivo que dará la independencia a los catalanes en un mundo tan global, tan de superestructuras nacionales? La no-subordinación a España. Actualmente toda decisión, toda voluntad mayoritaria catalana está subordinada a la voluntad del Congreso de los Diputados, al Estado español. Si los catalanes deciden que se debe aprobar un decreto contra la pobreza energética, su voluntad no es última, si los representantes españoles dicen no, la voluntad democrática catalana queda en nada; si los catalanes deciden mayoritariamente un modelo de horarios comerciales, su decisión queda subordinada a España, y si España dice, no, se aplica un modelo distinto a lo que quieren la mayoría de los catalanes, éstos tienen que acatar. La independencia consigue dar poder de decisión finalista a los catalanes, capacidad de autonomía, evitar la subordinación a España, no estar sujetos a nadie más que a su propia voluntad.

4) Primero de todo, cuestiono que España sea un Estado de derecho, a la vista está la nula separación de poderes del Estado, por mucho que lo diga la Constitución, existe una gran diferencia en lo que es formalmente España y lo que en la práctica es. En segundo lugar, niego la mayor, decir que la Constitución es lo mismo que democracia y violarla es atentar contra la democracia es un despropósito mayúsculo. Puedo entender que en un país que nunca ha vivido una revolución liberal, que siempre ha estado aislado de Europa y de todo movimiento intelectual y democrático, que ha vivido bajo el autoritarismo y fascismo más que otro país del mundo, que aún conserva privilegios feudales y que además, su periodo democrático más largo se dé después de una transición pactista con el franquismo, llegue a hacer que la mente española piense que la democrática sale del derecho, pues la única que han conocido es ésta. Puedo entender que el español medio entienda la democracia como una delegación, como algo que nos da el derecho, el poder, la élite, porque así ha nacido la única democracia que ha conocido España, pero lo cierto, es que no es así. Es el derecho el que nace de la democracia y no al revés. La democracia no es un privilegio, no es ni siquiera un derecho, la democracia es un principio. El principio democrático no es un régimen, cualquier Estado democrático se entiende que está subordinado al principio democrático y no al revés, que el principio democrático está subordinado al Estado. Pero es lógico y normal que un país como España, que no ha conocido jamás la verdadera democracia, vea normal que el principio democrático esté subordinado al Estado, es decir, a lo que permiten las élites franquistas que aún gobiernan; dejando la democracia a la mínima expresión, votar cada cuatro años y no cuestionar jamás los pilares fundamentales del régimen de poder: la monarquía y la unidad de la finca. Por eso no cabe, porque esta Constitución, aprobada en una votación fraudulenta, porque no existía ninguna otra opción, es una cárcel de pueblos.

5) Habla del soberano como si se tratara de un príncipe, de algún derecho divino, ¿sabe usted lo es que el soberano? ¿Es el pueblo español soberano en su conjunto y por lo tanto el catalán no? ¿Sobre qué derecho? ¿Derecho de conquista? ¿Porque lo dice una Constitución que fue aprobada porque no existía la posibilidad de votar algo distinto a eso? ¿Si el pueblo catalán hubiera votado no a la Constitución se hubiera reconocido el derecho a la autodeterminación o estaría aún bajo el dominio español? ¿Es el pueblo español una unidad divina ya determinada por Dios y por lo tanto, toda parte debe quedar subordinada al conjunto para toda la eternidad? ¿Cuándo los catalanes han decidido que quieren estar subordinados a España? ¿Cuándo han tenido la posibilidad de votar que no querían estar sujetos al Estado español? Nunca. Su condición hoy es de opresión, España está ocupando Cataluña como ha ocupado otras partes de la Tierra, intentando como puede mantener su dominio bajo imperativos legales y económicos, ya que por guerra entendamos que no está capacitada, visto el contexto actual.

Finalmente querido amigo, le expongo que el motivo principal no es nacionalista, al final se reduce a una cuestión de autonomía política. Los independentistas no quieren estar subordinados a un Estado que no reconocen como suyo, quieren estar únicamente sujetos a la voluntad democrática del pueblo catalán. No quieren estar más subordinados a España. ¿Existe salida a esto? Claro, es la ley la que se debe adaptar a la voluntad democrática, es la ley bajo el principio democrático la que debe adaptarse para evitar la tiranía y la opresión a otros pueblos menores, la que debe dar cabida la libre expresión en urnas. Es la ley la que se debe adaptar a las aspiraciones democráticas de todo pueblo y no al revés, que las aspiraciones democráticas se deban adaptar a la ley. Por eso, si la ley no da cauce a las aspiraciones catalanas, éstas acabarán desbordando a la ley como ha pasado siempre en la historia del Derecho.

La cuestión es ¿España facilitará legalmente que los catalanes puedan escoger su destino político? La respuesta parece obvia, no. Porque no reconoce al pueblo catalán, le niega el derecho a existir, nos está, en definitiva, declarando la guerra.

Un abrazo.

Anuncios

Un comentario en “A mi amigo Antonio Arroyo Gil, respuesta a su artículo en El País

  1. Sergi, es podria recordar que des de Felip V hi han hagut constants moviments de defensa de la propia identitat (lleis, lengua, etc.) catalana i que el Estado Español sempre les ha procurat ofegar.
    I si mirem la historia real, no la oficial, des de el rei Ferran casat amb la reina Isabelpasant pels austries, hi han hagut desajustos constants. Aixó també ho oblida el teu amic Antonio Arroyo que com a catedràtic de la UAM crec que ho hauria de coneixer i saber tenir un sentit autocrític de les seves premises intelectuals no explicitades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s