Cuestión de garantías: Yo, independencia.

Es cada vez más palpable entre los ciudadanos la necesidad de un cambio profundo como consecuencia de la crisis que vive España (económica-social y política-institucional).

Es evidente que los ciudadanos no pueden fiarse de un simple cambio de gobierno, ya pueden prometer y prometer, que bajo el sistema actual nada es creíble. El problema es y será el régimen, y por lo tanto, éste debe cambiar. Las circunstancias exigen que para garantizar el cambio sean necesarios tres elementos:

  1. República
  2. Proceso constituyente
  3. Destruir a la oligarquías (la casta)

Existen dos movimientos que ponen sobre la mesa estas cuestiones: el independentismo y Podemos.

Ambos se encuentran mediáticamente demonizados y contaminados por elementos ajenos a ellos, ja sea Pujol, nazismo y demás barbaridades que dicen del independentismo o Venezuela, Irán… sobre Podemos, además van acompañados de la música de siempre: si ganan vendrá el caos. Esta música es la que orquestan las oligarquías, precisamente para meter miedo, porque saben que si gana Podemos o el independentismo, sus privilegios podrían estar en peligro.

Los tres elementos que desmontarían el chiringuito institucional, montado y pactado por las élites franquistas y una izquierda vendida al poder en el 78 son los mencionados anteriormente, sin embargo, solo uno de los dos movimientos los garantiza más que el otro.

Con la independencia Catalunya pasaría a ser una República y tendría un proceso constituyente que permitiría cambiarlo todo, eso es innegable, va ligado al proceso independentista. Podemos, sin embargo, no garantiza ni República ni proceso constituyente. Para que se produzca un proceso constituyente en España es necesario que Podemos no solo obtenga la mayoría absoluta, sino que además tenga el apoyo de 2/3 partes del Congreso, una mayoría que ya se encargarían PP y PSOE de bloquear.

El escenario más realista para Podemos es que obtenga un porcentaje de voto elevado, no tenga mayoría y decida o hacer política de desgaste en la oposición dejando que gobiernen 4 años más PPSOE o pactar con el PSOE y acabar con cualquier proceso de cambio real, como mucho harían un cambio ficticio.

Podemos contemplar otros escenarios, imaginemos que gana con mayoría absoluta, si así fuera, no podría aún ni garantizar la república ni un proceso constituyente, porque además de otros obstáculos para abolir la monarquía, se encontraría con que para cambiar ambos es necesario tener una mayoría cualificada, es decir, aún más difícil e improbable.

El independentismo, al no ser un solo partido, al ser transversal en la sociedad, al ser un movimiento organizado de abajo a arriba, al tener movilizada a toda su gente, y además porque la independencia lo exige, sí garantiza República y proceso constituyente.

¿Qué pasa pues con el tercer elemento necesario para el cambio? Realmente el cambio no llega si no se cumplen los tres elementos, un proceso constituyente y una república no son garantía de nada si no se acaba con las oligarquías privilegiadas que permiten que las instituciones del Estado funcionen como una mafia con un saqueo continuado a sus ciudadanos.

El independentismo tiene un riesgo señalado por muchos: CiU. Dicen que CiU quiere la independencia para montarse su chiringuito en Catalunya. De hecho, el chiringuito lo tiene garantizado con un pacto de Estado, pero el riesgo con la independencia también existe.

Si hay un pacto de Estado para evitar la independencia, CiU estaría en ese pacto y se volvería a blindar como en la era de Pujol con la casta privilegiada del Estado. Por lo tanto, la no independencia tiene más riesgos incluso que la independencia.

Por otro lado, la casta a la que tiene que hacer frente Podemos es la oligarquía poderosa que está ocupando las instituciones del Estado y las grandes empresas españolas. Son esos señores feudales, esa casta corrupta y privilegiada. Estas oligarquías, a diferencia de CiU, sí tienen poder y control, tienen toda la estructura administrativa y del Estado a su servicio y la ley hecha a su medida.

En ambos escenarios, uno con mayoría absoluta de Podemos y otro con un proceso de independencia, la oligarquía española seguiría teniendo más poder para evitar cualquier cambio orquestado por Podemos que el poder que tendría CiU para blindarse de privilegios en el contexto de independencia.

En definitiva, no solo el independentismo garantiza la República y el proceso constituyente, mientras Podemos no, sino que además, CiU o la burguesía catalana, en un contexto de independencia, no tendría más poder del que tendría la oligarquía española para blindarse de privilegios.

Un comentario en “Cuestión de garantías: Yo, independencia.

  1. Bastante de acuerdo, a mi el proyecto de Podemos me parece vacío. Han creado un dispositivo para coger el poder, no para cambiar las estructuras que lo forman. En realidad, para poder ganar han adaptado el partido a las formas imperantes de hacer política en lugar de crear algo que vaya contra ellas. Creo que en tu análisis te has dejado el factor más importante, antes del proyecto constituyente es necesario realizar uno destituyente, si no el esquema acaba siendo el mismo que el de la transición, entonces se montó un sistema sobre el anterior, en realidad sobre la base sobre la que se ha construido siempre la política en españa, el caciquismo.
    España no ha tenido reforma agraria, revolución industrial ni revolución burguesa. Lleva un atraso político de siglos y antes de construir nada necesita saldar cuentas con el pasado, podemos no va a ser el agente de ese cambio porque ni siquiera pretende serlo.
    A mi me parece increíble que alguien que quiera un auténtico cambio apueste por un proyecto tan poco serio como Podemos, tengamos en cuenta que si mañana pablo iglesias resbala en la ducha se acaba el invento, no han construido nada mas allá de un candidato y un discurso que les sirva para ganar elecciones, es de risa.
    Y con todo, eso no es lo peor. Además de no construir nada, en su trayecto al poder están destruyendo todo aquello que si podría propiciar un cambio real, en madrid las plazas se vacían, desde que llegaron al europarlamento solo han apoyado una movilización, la que demandaba un referéndum por la república, desde entonces silencio. Desde el principio han vampirizado cualquier discurso real de cambio y lo han convertido en eslóganes para su causa. El fallo tipográfico que cometieron en los carteles de vista alegre es casi poético, en lugar de “crear poder popular” escribieron “creer poder popular”. Si me fuese el psicoanálisis podría sacar una tesis de ese detalle.
    Al final la estrategia es clara, presentarse como la única posibilidad de cambio y al parlamentarismo como única via para lograrlo. Una estafa.
    A mi, siempre que pienso en Podemos me viene a la cabeza una frase de hannah arendt, “los demócratas, cuando cogen atajos para lograr sus objetivos, están reforzando los mecanismos que favorecen la aparición de totalitarismos” Tal cual, es justo lo que está provocando Podemos.

    Frente a este despropósito, el independentismo si es un escenario de cambio cierto. Yo parto de la base de que el estado nación es un estadio intermedio para lograr algo mejor, desde esa perspectiva, en qué se base ese estado nación marcará las posibilidades de poder transitar hacia algo mejor.
    En catalunya lo tenemos a huevo, primero porque en contra de lo que muchos de sus detractores dicen, en catalunya no se está viviendo un aquelarre de exaltación nacionalista, se trata de un auténtico proyecto de construcción nacional, donde los nacionalistas son un agente más, ni el único ni el hegemónico. En segundo lugar por la forma. El referéndum de autodeterminación es el mejor mito fundacional que puede tener un estado para poder dejar de serlo. Inocula en su adn la participación directa y el poder popular por encima del oligárquico. A mi me gusta compararlo con la segunda enmienda en los estados unidos. Por más loco que parezca que en el sXXI la gente pueda ir armada, es un derecho que los americanos no van a perder nunca, porque el mito fundacional del pais son las milicias ciudadanas. Ir contra eso es ir contra la base que explica el por qué de su existencia como país. En catalunya, de conseguir la independencia via referéndum, sucederá lo mismo con la democracia directa. Solo por eso, ya merece la pena intentarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s