La clase trabajadora sueca sí fue solidaria con la noruega, la española con la catalana no.

Noruega está ligada a Suecia por lazos geográficos, económicos y lingüísticos no menos estrechos que los lazos que unen a Catalunya con España. La unión de Noruega a Suecia no fue voluntaria, al igual que la unión de Catalunya con España. Noruega fue entregada a Suecia por los monarcas durante las guerras napoleónicas, contra la voluntad de los noruegos, y los suecos hubieron de llevar a Noruega tropas para someterla. Catalunya fue sometida a las leyes y costumbres de Castilla por decisiones de monarcas, tras la guerra de sucesión española, negando la soberanía catalana y aplastando durante tres cientos años su lengua y cultura.

Noruega, después de decenios consiguió una extraordinaria autonomía pero los constantes roces entre Noruega y Suecia tensaron la situación, y los noruegos procuraron con todas las fuerzas sacudirse del yugo de la aristocracia sueca. En Catalunya, en 2014, aún los catalanes, a pesar de también haber adquirido autonomía política, siguen luchando para quitarse de encima a la oligarquía española.

En agosto de 1905 Noruega se independizó votando en referéndum y los suecos, después de algunas vacilaciones, se resignaron con la separación.

En Catalunya sin embargo, hasta un referéndum de separación, tan normal hace más de cien años para resolver el conflicto entre Noruega y Suecia y tan normal hoy en Escocia y el Reino Unido, no es permitido a los catalanes, ¿por qué? La clave está en cómo actúa la clase trabajadora.

Sabido es que los terratenientes suecos, apoyados por el clero sueco, predicaban la guerra contra Noruega y atacaban con fuerza el independentismo, al igual que hace la oligarquía española. Sin embargo, la estrecha unión de los obreros noruegos y suecos y su plena solidaridad ganaban, al reconocer de este modo los obreros suecos el derecho de los noruegos a la separación. Los obreros noruegos se convencían de que los obreros suecos no estaban contagiados de nacionalismo sueco, de que la fraternidad con los trabajadores noruegos estaba, para ellos, por encima de los privilegios de la burguesía y de la aristocracia sueca.

La diferencia es que la clase trabajadora española sí está contaminada por el nacionalismo español y no es solidaria con el pueblo catalán. Siguen el juego del nacionalismo español, que pretende destruir toda lengua que no sea la castellana, así estos imperialistas buscan socavar el potencial de resistencia de los pueblos dominados, como el catalán, el vasco y el gallego.

La relación teórica que guarda en la cultura española el caso catalán, es que el pueblo catalán es un pueblo dominado, sometido para la eternidad a la voluntad del conjunto de España. Esta clase trabajadora española, contaminada por el nacionalismo español, es amiga sin quererlo de los reaccionarios y enemiga de la revolución. No apoyar la independencia por miedo a la burguesía catalana es favorecer a la burguesía imperialista española, la que tiene el poder y que propaga un nacionalismo peor, dominador, excluyente y uniformador.

Los obreros suecos han demostrado reconocer la verdadera igualdad de derechos y la solidaridad de clase de ambas naciones en la lucha tanto contra la burguesía sueca como contra la noruega aceptando la independencia y luchando unidos contra la burguesía en diferentes Estados, al contrario de lo que hace la clase trabajadora española.

2 comentarios en “La clase trabajadora sueca sí fue solidaria con la noruega, la española con la catalana no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s