La voluntad de la mayoría y los derechos de la minoría

La democracia es un sistema de imposición de la voluntad de la mayoría sobre un conjunto mientras que los derechos de las minorías implican que esa voluntad de la mayoría no pueda perjudicar a minorías. Si le damos más peso al sistema democrático parece que vamos en contra de las minorías, sin embargo, si hacemos prevalecer el derecho de las minorías, parece que estamos ignorando a la voluntad de la mayoría. Entonces, ¿cuál es el equilibrio entre la voluntad de la mayoría y los derechos de la minoría?

El principio general de la democracia incluye la protección a las minorías, de lo contrario, estaríamos hablando de la tiranía de la mayoría y no de democracia. La democracia o voluntad de la mayoría se impone a toda idea o colectivo minoritario que tiene capacidad de ser mayoría. Es decir, toda minoría acepta las reglas de la democracia porque esa minoría tiene la capacidad de convencer y ser mayoría algún día. Cuando estamos hablando de una minoría que no tiene capacidad de ser mayoría, estamos hablando de derechos de las minorías, en este caso no se le aplica la voluntad de la mayoría.

Pondré un ejemplo que ha surgido en los últimos debates que he tenido: se argumentaba que el hecho que la mayoría de los catalanes votaran sí a la independencia, este sí mayoritario supondría una imposición sobre la minoría catalana que no quiere la independencia. Por la contra, se argumentaba que, a quien le corresponde decidir es a toda España si Catalunya es independiente y que por lo tanto debe decidir la mayoría de España.

Este es un claro ejemplo de tiranía de la mayoría e imposición de una minoría en Catalunya, contrario a todo principio democrático. Incluso la última argumentación que apelaba al derecho de toda España a decidir sobre Catalunya es antidemocrática. Me explico.

Cuando se afirma que la decisión de los catalanes mayoritaria de ir hacia la independencia de Catalunya supone una imposición a la minoría y por lo tanto, debería protegerse esa minoría e incluso que prevaleciera su voluntad por encima de la mayoritaria, responde contrariamente al principio democrático. La opción de seguir siendo dependientes de España es una opción que tiene posibilidades de ser mayoritaria en Catalunya, es más, lo ha sido de mayoritaria en estos últimos tiempos. Por lo tanto, la minoría hoy unionista, no es una minoría que no pueda aspirar a ser mayoría si convence a la mayoría, y por lo tanto, no es una minoría a proteger, es minoría porque no convence, no porque su condición sea de eterna minoría. 

En cambio, Catalunya sí es una minoría que no puede aspirar a ser mayoría en España jamás. A no ser que los catalanes empiecen a procrear como conejos, Catalunya es una minoría dentro de España. Por lo tanto, el argumento antidemocrático que presupone que es España la que debe decidir sobre Catalunya representa el claro ejemplo de tiranía de la mayoría. Ya podrían ser el 100% de los catalanes independentistas que nunca serán mayoría en España. Aquí sí estamos hablando de una minoría a la que se le debería aplicar el derecho de toda minoría, incluido, al ser una minoría territorializada, el derecho a la secesión, para evitar precisamente que un pueblo mayor domine eternamente a un pueblo menor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s