Quiero la independencia de Cataluña para cambiarlo todo

Estamos ante una triple crisis:

1. Institucional: El régimen de la transición está agotado. La transición no fue modélica como nos vendieron, ni tampoco una hazaña heroica del rey para permitir la democracia. La democracia era un paso necesario en el contexto global y las élites esto lo sabían. La transición fue un pacto entre élites y movimientos políticos para meter una democracia limitada (que parece una dictadura cada 4 años porque no hay obligación de cumplir el programa electoral) pero conservando las élites los mismos privilegios que en el franquismo. Por lo tanto, no se tocó la estructura institucional y burocrática del franquismo, que se engrasaba con la corrupción, ni los privilegios de una casta que se materializan en las llamadas empresas BOE (por eso el caso de Repsol era una cuestión de Estado, los rescates de los bancos un mal necesario…). Este sistema institucional está agotado, fue una estafa democrática y el resultado es la corrupción generalizada. Ahora hemos podido ver con el caso Pujol como el régimen de la transición protege a los afines al régimen, por eso el PSOE bloqueó investigar a Pujol. Pero hacer caer a Pujol ahora podía servir para destruir lo que pone en duda al régimen español, el independentismo, por eso ha salido todo ahora y por eso toda esta campaña, porque el objetivo del PPSOE nunca ha sido criticar la corrupción y hacer limpieza, el objetivo es otro. Pero a nosotros eso nos beneficia, si vamos hacia la independencia, parece que el Estado sacará todos los trapos sucios de nuestros corruptos. En este sentido, podremos empezar el nuevo Estado Catalán haciendo limpieza. En esta crisis institucional se suma la nula separación de poderes del Estado, donde los partidos mayoritarios controlan el Tribunal Constitucional y tienen capacidad de presión y poder sobre jueces y fiscales (sólo hay que ver el caso de la Infanta). Hay que dejar claro que los políticos españoles no son los idearios de este sistema, están en un escalón por debajo de las familias privilegiadas, tanto de la burguesía catalana como de la española, por ello, una pequeña purga política es aceptable por el régimen, pero estas familias son en todo caso intocables, por eso se habla de corrupción política y nunca de quien corrompe a los políticos, qué empresarios hay detrás.

2. Democrática: Un Estado que cree que opinen los catalanes en consulta es ilegal no puede ser un Estado democrático. Y realmente así es. La democracia debe servir para que los ciudadanos opinen y se expresen libremente y que ninguna ideología sea perseguida. Y España persigue ideologías contrarias al régimen. Por eso mientras el independentismo es demonizado de forma intencionada, grupos ultras y fascistas salen impunes de sus actos, como vimos después del ataque a la Generalidad en Madrid. La Consulta no es sólo un paso hacia la independencia, es un paso para que la gente decida todo, para devolver la política al pueblo. Por tanto, la lucha por la consulta es de vital importancia para decidir qué futuro queremos, no luchar ahora es someternos a un régimen que nunca nos querrá dar voz, y no sólo por cuestiones de la independencia, ya vimos que pasó con la voluntad de celebrar un referéndum de si monarquía o república. El régimen está blindado y el pacto institucional entre élites y políticos de la transición fue permitir solo una democracia muy limitada. ¿Es esto lo que queremos?

3. Económica-social: Creo que no hace falta repetir todos los males económicos que estamos sufriendo, y esto nos afecta de forma negativa, también en la prestación de servicios públicos. El expolio fiscal que sufre Cataluña por parte del Estado causa un déficit social terrible en la prestación sanitaria, educativa y de bienestar social. Pero no sólo el expolio fiscal, sino también el expolio de las grandes empresas que no pagan prácticamente impuestos, las grandes familias con las SICAVs y la evasión fiscal brutal que hay, también causa este déficit social que padecemos. Nuestro bienestar social y económico depende de que salgamos de aquí. El régimen español, blindado con el pacto de la transición no parece que quiera cambiar ningún privilegio de las grandes empresas y familias, y al parecer seguirá la lucha contra el fraude fiscal contra los trabajadores, mientras los privilegiados siguen evadiendo impuestos. Por otro lado, el déficit fiscal que sufre Cataluña tampoco parece que exista la voluntad de que cambie nada. Por lo tanto, sí es muy cierto que con la independencia nos jugamos nuestro bienestar social y en todo caso para cambiarlo todo: eliminar los privilegios fiscales de las grandes familias y el déficit fiscal de Cataluña.

Por ello, depende de que seamos un Estado independiente para tener la oportunidad de cambiarlo todo. Es cierto que la independencia no es suficiente para cambiarlo todo, pero es un paso necesario.

En este sentido, la independencia sirve, además para:

1. Luchar contra el nacionalismo: El nacionalismo es aquella ideología que considera que la nación está por encima de la gente y en este caso es el nacionalismo español el que considera que la unidad nacional española está por encima del derecho de voto de una parte de los ciudadanos. El nacionalismo además considera a unos pueblos superiores y a otros inferiores. Por eso el nacionalismo español considera al pueblo español en su conjunto superior al catalán. Considera que el pueblo catalán debe quedar subordinado eternamente a la voluntad del pueblo español. La liberación del pueblo de Cataluña de esta subordinación no sólo supone la adquisición de la plena autonomía, sino que favorece el derecho a la autogestión, el derecho a la secesión libre y a la libre federación.

2. Acabar con las identidades impuestas: La identidad es algo personal, sin embargo, la costumbre nacional española considera que la identidad te la debe marcar el régimen nacional, es decir, el DNI. Aunque parezca que el argumento de “mira tu DNI” es para reír, tiene un tras fondo impositivo identitario. Por eso, una lucha que tendremos que hacer nosotros, es que la Cataluña independiente no sea una España 2 en este sentido. Donde la doble nacionalidad sea permitida, y que la identidad no te la marque el DNI, sino que cada uno sea libre de sentirse como quiera.

3. Dar paso a la Europa de los pueblos y no de los antiguos Estados-Nación, donde al final Europa debe ser una libre federación de pueblos y no un club de Estados.

Considero que estos son los principales atractivos del independentismo: Cambiar todo para la acabar con la triple crisis institucional-democrática-económica y luchar contra el nacionalismo identitario y los Estados-Nación para dar vía a la Europa de los pueblos.

¿Por qué terceras vías no son posibles?

1. Federalismo. La palabra federalismo no resonó más hasta que el independentismo fue grande. El PSOE no tiene la voluntad de cambiar nada porque es del régimen. Y es lo que hemos visto, muy republicano que decía que era y ya vemos lo que es, lo mismo por el federalismo. De hecho el federalismo del PSOE es lo que se llama: “moverse algo para que nada cambie”. Pues eso, el federalismo del PSOE es más de lo mismo pero con un nombre diferente. Además no solo depende del PSOE para llegar a un Estado federal, deben estar de acuerdo los dos grandes partidos y viendo que ni siquiera una mayoría de la sociedad española quiere federalismo, esta tercera vía queda totalmente inválida.

2. Pacto fiscal. El pacto fiscal es pedido por las élites capitaneadas por Duran. Es la burguesía catalana que se ha quedado fuera del pacto de la transición, no porque quisiera, sino porque el nacionalismo español ha sido intolerante. Por ello, muchos sectores de CiU y PSC (sí los de la corrupción en la sanidad catalana) quieren un pacto fiscal, quieren volver atrás, a aquellos años donde tenían impunidad pero con más dinero para robar en Cataluña.

3. Cambiar España votando a otros. Este es el más utópico. Los partidos alternativos no parece que vayan a tener una mayoría absoluta en un periodo de tiempo corto, ni siquiera está garantizado, ya que tienen muchos votantes fieles los del PPSOE y tienen muchos mecanismos para que el régimen se vuelva a blindar: ya sea vendiendo alguna otra estafa a los ciudadanos o haciendo reformas como la de la ley electoral que está haciendo en Rajoy ahora, o con la manipulación informativa como han hecho siempre a través del control de los medios de comunicación. Cambiar España dentro del mismo régimen es una tarea para titanes, España debe ser desmontada como régimen, es la única alternativa.

En definitiva, la única vía que tenemos es votar SÍSÍ a la independencia este 9 de noviembre y movilizarse al máximo este 11 de septiembre a favor de nuestros derechos democráticos, como es el voto y la libre opinión en consulta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s