Algunas consideraciones sobre el proceso soberanista de Cataluña

Por el lado españolista se apela constantemente a la necesidad del diálogo, se le pide a Mas que dialogue. Sin embargo, ¿cómo se puede dialogar si no quieren conocer la opinión de los catalanes?

El diálogo surge sobre la base de que se conoce la posición de cada una de las partes, tanto de los españoles como de los catalanes. Para que se produzca diálogo primero se debe conocer que opinan los catalanes y también los españoles y a partir de ahí sobre el resultado sentar las bases del diálogo.

Un diálogo que debe estar fundamentado en el respeto mutuo y el respeto a las aspiraciones políticas legítimas de todos los pueblos de España. Es evidente, si por parte de los catalanes la respuesta está madura y se opta por la independencia, el pueblo español debe aceptar y ayudar a que sea un proceso de independencia amistoso y amable y reflexionar por qué no se llegó a tiempo para pararlo.

Para mí existe un error fundamental que en general en la sociedad española no se comprende. España se ha visto desunida siempre, por cualquier cosa, no solo por los mal llamados nacionalismos, y aún no ha reflexionado porqué es así. El motivo porque España está desunida es porque se entiende la unidad como un acto de mantenerla a la fuerza y homogenizarlo todo. Se entiende que una vez todo homogéneo, los particularismos de España no pueden demandar separación. Error. La homogenización alimenta el particularismo, cuando alguien se encabezona en querer cambiar al otro, en hacerlo de una determinada manera, más se vuelve éste contra el otro en su afán de diferenciación. En España no se comprende que lo que garantiza la unidad es la libertad, la libertad de que cada una de las partes sea lo distinta que quiera ser y tenga la libertad de irse cuando quiera. Sin embargo, nadie quiere irse de un lugar dónde es libre.

Por otro lado, se exige el cumplimiento del Estado de Derecho para parar la consulta independentista. Cabe destacar que es cierto que estamos en un Estado de derecho pero también se supone que es democrático. Eso significa que el derecho no puede ser un impedimento para la democracia y ésta no puede ser a la vez un impedimento para los derechos fundamentales. Y consultar a los catalanes sobre su estatus político no es violar los derechos fundamentales, sobre todo si se hace desde el respeto y conservación de la nacionalidad de cada persona para poder conservar la española. Por lo tanto, la única forma de solucionar este bloqueo es haciendo la consulta, que ésta sea autorizada legalmente, conocer la realidad del país y sentar bases de diálogo en función del resultado.

No me quiero ni imaginar cómo debe ser mantener un Estado unido mientras a una parte se la quiere acallar, cuando una parte seguramente se quiere ir y cuanto puede durar una unidad que simplemente está basada en la imposición nacionalista de la unidad de España.

En esta vida es importante cuestionarlo todo, no se pueden mantener dogmas nacionalistas como que la unidad de España es incuestionable porque eso trae conflicto. Los pueblos son cambiantes y no se puede mantener para siempre una unidad nacional a la fuerza porque exista un grupo de personas que considere que esa unidad está por encima de todo. Me resulta absurdo. Es la patria la que debe servir a los ciudadanos, no los ciudadanos a la patria. Tampoco un todo mayor como la voluntad española puede imponer a una parte como la catalana lo que debe hacer, al igual que tampoco es aceptable que una parte se imponga a un todo. La democracia sin autonomía es la tiranía de la mayoría.

Es necesario escucharse, que haya diálogo y me resulta impensable que esto pueda ocurrir si se niega sistemáticamente a conocer la opinión de los catalanes, me resulta incomprensible, ¿de qué se quiere dialogar? ¿En base a qué? ¿A especulaciones sobre lo que piensan los catalanes? ¿No es mejor preguntar?

Dudo mucho que en un Estado se pueda aspirar a mejorarlo si ya sus ciudadanos ven normal que se pueda prohibir consultar a una parte de sus ciudadanos.

La fiera nacionalista española no se combate no cuestionando sus dogmas de fe como la unidad de España, sino cuestionándolos y que estos queden en evidencia ante la sociedad. Sin embargo, creo que es tarde, el nacionalcatolicismo caló hondo en la sociedad española, el nacionalismo vira constantemente en intolerancia hacia aquél que cuestiona la unidad de España, no se consiente la diferencia ni las aspiraciones de autogobierno. Se ha acabado el respeto y se niega el diálogo cuando se niega querer conocer la opinión de los catalanes. Esto acabará en ruptura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s