‘EL PAÍS’ un medio más del pensamiento único españolista

Hace dos días el diario ‘ELPAÍS’ en su edición digital publicaba un artículo llamado ‘Exteriores asegura que “no existe expolio fiscal, sino solidaridad”’ en referencia al documento enviado por Margallo a las embajadas. Vamos un documento de ni más ni menos que de 210 páginas que demuestra lo poco importante y relevante que es el proceso independentista catalán, lo poco factible que es y lo poco internacionalizado que está el conflicto que hasta Margallo ha tenido que enviar biblias de las tesis anti-independentistas a las embajadas en el exterior.

Como es habitual, dentro de las tesis anti-independentistas no puede faltar artículo, frase, parágrafo o dicha que incite al miedo. ¿Quizás por la falta de argumentos positivos para querer quedarse en España? De cualquier manera, en el mismo artículo se dice que el nuevo Estado [la República de Cataluña], automáticamente excluido de la UE, debería pagar aranceles para vender sus productos a España y a los demás socios de la Unión, así como a terceros estados con los que la UE tiene acuerdos de libre comercio; sufriría una caída de en torno al 20% de su PIB y una deslocalización de empresas de alcance “impredecible”. Vamos el caos, el apocalipsis. No es más que la típica propaganda del discurso del miedo: un conjunto de improbables que se dan “por supuesto” sin hablar de escenarios concretos. No existe semejante automatismo ni siquiera en el supuesto de que el Reino de España se aviniera a reconocer la independencia de Cataluña y la existencia del nuevo Estado catalán, que ya es decir. Además, resulta curioso como aquí sí afirman que es posible la independencia y que la Constitución no consagra ni garantiza nada en favor de la unidad obligada.

Sin embargo, al discurso del miedo le sigue el intento de falsación de algunas tesis económicas independentistas: el expolio fiscal. Hace unos años, cuando ‘ELPAÍS’ no formaba parte del pensamiento único españolista – formado a través de la amenaza  hacia unos de los dogmas comunes herencia del nacionalcatolicismo franquista: la sagrada unidad de España- publicaba un artículo titulado: “Cataluña es la autonomía que ha recibido menor inversión estatal ‘per cápita’ en 14 años” publicado el 28 de agosto del 2006, antes de empezar la crisis y todo el movimiento independentista. Vamos ¿qué ‘ELPAÍS’ se dedicaba entonces a hacer discurso independentista manipulado? Yo diría que ahí estaba la objetividad y la realidad es que Cataluña ha sufrido y sufre un espolio fiscal. El cambio de argumentos de llegar a afirmar la existencia de ese agravio a Cataluña a pasar negarlo todo se debe a un motivo: la unidad de España está por encima de la verdad; y por eso ‘ELPAÍS’ se aleja de la objetividad uniéndose al pensamiento único españolista que no pretende más que aportar miedo y mentiras que falseen todo argumento que pueda incentivar el independentismo.

No hace falta irse a organismos oficiales de la Generalitat para encontrar datos que avalen la existencia del déficit fiscal, de hecho, el gobierno de España publicó unas balanzas fiscales que avalan dichas tesis. Y si vamos a entes más neutrales podemos encontrar a Catedráticos de Economía y Hacienda Pública que también avalan esta tesis: Cataluña sufre un espolio fiscal mal llamado solidaridad.

Discusiones identitarias al margen y dejando a un lado si es más o menos la mal llamada solidaridad aportada por Cataluña, una solidaridad que lleva a la quiebra a la supuesta región solidaria es un auténtico disparate. Aunque es más fácil caer en el pensamiento único españolista y echar las culpas a TV3, las embajadas y el catalán. Ridículo. Y ridículo por el bajo nivel de gasto que suponen en relación a la deuda y los recortes de Cataluña, ya que dichos gastos no podrían explicar ni el 10% de la deuda total de la Generalitat.

De hecho, al desastre económico sí llegará Cataluña si continuamos con la solidaridad obligatoria con España.

Pero la cosa no acaba aquí, ‘ELPAÍS’ detalla el contenido del documento recordando que, entre 1986 y 2006, Cataluña ha obtenido 8.640 millones de los Fondos Estructurales y Fondos de Cohesión europeos y que el Gobierno, a través del Fondo de Liquidez Autonómica o del Plan de Pago a Proveedores, ha permitido a la Generalitat acceder a créditos por 13.000 millones en 2012 y 9.000 este año. Vamos un brindis para que los catalanes tengamos que estar agradecidos de papá Estado que rescata a la derrochadora y malvada Generalitat. La cuestión que se nos plantea es ¿y de dónde saca el dinero el Estado? ¡BINGO! De los impuestos de todos los españoles, entre los cuales están los catalanes, cuando éstos están pagando más al Estado de lo que devuelve. Es decir aún tenemos que dar gracias de que el Estado nos rescate con el dinero que nosotros hemos pagado y que encima nos exija (ya que el FLA es un préstamo) que se lo devolvamos y ¡con intereses! Un timo en toda regla.

A continuación ‘ELPAÍS’ empieza el argumento de la imposibilidad de la independencia, una vez establecida que la independencia es mala, malísima y el Estado es bueno benefactor, toca el argumento de que la independencia es imposible, no comparable con otros casos en el mundo y que los catalanes nos resignemos a vivir con lo que nos ha tocado. Afirma que los casos de Escocia y Quebec son ejemplos de cómo el imperio de la ley es el único camino para desarrollar opciones políticas. El manual de Exteriores analiza los precedentes de Reino Unido y Canadá para llegar a la conclusión de que en ambos supuestos se ha respetado el marco legal interno, diferente del español. Claro, los principios generales de la democracia siempre son diferentes en España y el imperio de la ley también. Mucho imperio es lo que hay cuando se trata de no facilitar una consulta democrática que cabe perfectamente en la Constitución.

Además añade que si en Escocia está previsto un referéndum independentista, el próximo 18 de septiembre, es porque el Parlamento de Westminster ha transferido al de Edimburgo la competencia para convocar una consulta y también porque ésta está prevista en el Acta de Escocia de 1998, equivalente al Estatuto de autonomía. Ah y aquí eso es imposible… pues realmente podría ser exactamente igual si el Gobierno español tuviera la voluntad política, se podría transferir la competencia. También esta competencia está prevista en el Estatuto de Cataluña y cabe en el “imperio de la ley”. La cuestión es ¿qué demócrata puede casar consultar al pueblo y prohibido en sus argumentos?

Sin embargo el diario sigue con que el acuerdo alcanzado es coherente con la historia y el marco constitucional de Gran Bretaña, muy distinto del español [tanto recalcar que España es distinta a otras democracias al final sí vamos a pensar que de democracia no tiene nada], y no entraña el reconocimiento de un supuesto derecho de secesión unilateral. Lo mismo predica de la provincia francófona de Quebec, que ha pactado con las autoridades canadienses los sucesivos referendos independentistas.

Pero es que se obvia que preguntar no es practicar la secesión unilateral, ni en Escocia, ni en Québec, ni en Cataluña. El problema es que algunos partidos se han conjurado para no dejar ni preguntar porque temen la respuesta y no quieren sentar un “precedente”.

‘ELPAÍS’ reconoce sin embargo que Kosovo sí proclamó su secesión unilateral de Serbia, pero afirma que la “diferencia radical” es que su población fue “objeto de atrocidades contrarias a los más elementales postulados del derecho internacional”, lo que encaja en uno de los supuestos que justifican el derecho de autodeterminación. Aun así, España no reconoce su independencia”. A pesar de ello la sentencia no apela a una “excepción”, en caso contrario diría que “excepcionalmente” la independencia de Kosovo no vulnera el derecho internacional, cosa que no dice.

Por lo tanto una declaración de independencia no vulnera la legislación internacional de acuerdo con la Sentencia de la independencia de Kosovo, sin embargo, no dejar consultar a los ciudadanos cuando existe una demanda explícita en las urnas e implícita en la calle sí podría vulnerar de forma flagrante los derechos individuales democráticos de unos ciudadanos.

4 comentarios en “‘EL PAÍS’ un medio más del pensamiento único españolista

  1. Partiendo de la base que La Vanguardia recibe un dinero de la Generalitar. Que pertenece al grupo Godo cuyo director es el Conde de Godo que paso de ser un lameculos del franquismo (ese que tanto se usa para referirse a gente no nacionalista) a ser independentista espero que entiendas que el españolismo sospeche de La vanguardia como medio cercano al indepentismo

  2. Ya veo que está poco informado, el director de la Vanguardia es el señor Màrius Carol, un señor servil a los intereses de la casta madrileña, nada sospechoso de ser independentista.

    Si usted estuviera informado sabría que la Vanguardia es criticada por los independentistas por parcial, y no parcial precisamente del independentismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s