Las consecuencias de votar ‘NO’ a la independencia de Catalunya para intentar una vía federal

Pongámonos en la situación hipotética que los que desean un proyecto federal optan por votar ‘NO’ a la independencia de Catalunya y éstos hubieran resultado determinantes para que hubiera salido con éxito el proceso independentista, que evidentemente no surge puesto que optan por votar ‘NO’.

Como todo proceso democrático el resultado debería ser aceptado por la sociedad catalana y enseguida, como voluntad mayoritaria de los catalanes, se comenzarían las negociaciones para alcanzar una reforma de la Constitución para que España devenga un Estado federal y los catalanes tengamos altas cotas de autonomía.

Si nos ceñimos a la realidad, el único partido que podría ofrecer una España federal es Izquierda Unida ya que el PSOE aún no está convencido ni ha ofrecido realmente nada claro para este proyecto, pero pongámonos optimistas y pensemos que el PSOE sí acepta la reforma federal.

El proceso para la reforma federal de España se haya en el artículo 168 de la Constitución Española. Y éste dice:

reforma constitución

Es decir, se necesitaría como mínimo que el PSOE (suponiendo que esté de acuerdo) e IU sean 2/3 del Congreso y 2/3 del Senado. Bien, esto equivale a 234 Diputados en el Congreso. Lo cierto es que NUNCA en la historia de España el PSOE e IU han sumado tanto, ni en los mejores tiempos del PSOE con Felipe González.

Inevitablemente se necesitaría como mínimo que el PP estuviera de acuerdo, cosa que no va a ocurrir. Y viendo la tendencia, con UPyD al alza como nos muestra la encuesta de Metroscopia, partido que junto el PP busca la recentralización de competencias… Pocas probabilidades existen que realmente exista la mayoría necesaria en el Congreso de los Diputados para que España se vuelva federal.

metroscopia

Además, mucho deberían cambiar las preferencias de los españoles que con aplastante mayoría optan para que la autonomía de los territorios de España se quede tal y como está o para que vaya menguando hacia un Estado más centralizado, tal y como señala el CIS.

cis

Por lo tanto, como mínimo a corto y medio plazo lo más probable es que no se produzca una reforma federal de España y las aspiraciones de los federalistas catalanes se vean frustradas de nuevo. Podríamos esperar un milagro para que dentro de 40 o 50 años el panorama y tras mucha pedagogía catalana se consiga la reforma federal.

Lo cierto es que el proyecto federal para España no es nuevo, podemos remontarnos a antes de la guerra civil o incluso a tiempos de la Primera República. Si España no ha sido federal en tantas décadas de pedagogía federalista ¿por qué lo va a ser en 40 o 50 años?

Parece ser que la mayoría de españoles prefiere un Estado más centralista, que las decisiones las tome el conjunto de los españoles en las Cortes Generales y que ninguna región pueda ir por libre antes que un Estado más federal y con más autonomía para las CCAA. En realidad es totalmente legítima esta visión de España, y los catalanes federalistas, por muy ideal que vean la España federal, ésta no es querida y no parece que lo vaya a ser por la mayoría de los españoles. Y como esto es así el proyecto federal por muy ideal y perfecto que se vea no se puede imponer.

¿Qué es lo más probable que suceda?

Viendo la tendencia y las preferencias del conjunto de los españoles, parece que la tendencia va a ser o quedarnos tal y como estamos, en el mejor de los casos (cosa que la mayoría de catalanes rechaza) o avanzar hacia el centralismo.

Si desde las Cortes Españolas se decide centralizar, así se hará, y ya se pueden oponer todo lo que quieran los federalistas catalanes frustrados y los independentistas catalanes derrotados, que nada podrá detener un proceso centralizador si la mayoría de españoles lo quiere, aunque se opongan la mayoría de catalanes. Porque en esta España constitucional, el soberano es el pueblo español y los catalanes no son nadie para imponerse al conjunto, porque son minoría.

Con un claro NO a la independencia en el pasado y una España centralizándose, mucho me temo que no sería posible otro referéndum para salir de esta España ya que el proyecto federal ha fracasado y España se vería legitimada a la invasión y control de todo lo que pase en Catalunya sin que los catalanes puedan oponerse al dictamen del conjunto de los españoles.

Lo más sensato para los federalistas de Catalunya es intentar no una vía federal por vía interna española, es decir votando ‘NO’, sino intentar una vía federal por vía externa, es decir votando ‘SÍ’. Cuando Catalunya sea libre y soberana, podrá decidir libremente sin depender de lo que decidan el conjunto de los españoles, si se quiere federar con España, con Europa directamente o con nadie.

Anuncios

8 comentarios en “Las consecuencias de votar ‘NO’ a la independencia de Catalunya para intentar una vía federal

  1. Article ben argumentat, amb sentit pedagògic. Sembla que siguis mestre o en tens la vocació. Això està molt bé. S’ha d’escriure pensant en els lectors no per llegir-se a un mateix. No tothom n’és conscient. Pel que fa la la “via interna” i la “via externa” del federalisme, la interna és, de fet, una fal·làcia o un absurd. No té sentit federar-se des de dintre. La federació sempre ha de ser de fora a dins perquè implica cedir sobirania, no pas recuperar-la. Per federar-nos amb Espanya primer ens n’hem de separar. Suposo que l’únic federalista “internista” convençut d’aquest país deu ser Pere Navarro.

  2. Por lo que veo, al igual que todos los nacionalistas catalanes, presentas a España como un estado opresor y centralista. Pues bien, dentro del derecho comparado este país se considera como un Estado Federal, como podrás deducir de los siguientes artículos.
    http://elpais.com/elpais/2013/07/04/opinion/1372931790_847557.html
    http://www.forumfed.org/en/federalism/federalismbycountry.php
    Otro bulo más cuya falsedad se puede demostrar fácilmente.
    Hasta pronto, espero tu respuesta.

  3. España (1) es considerado un país regional y (2) en la política comparada, no el derecho comparado.

    http://dcpis.upf.edu/~raimundo-viejo/docencia/chicago/Colomer.pdf

    No se ha de confundir descentralización con federalismo, un Estado puede ser mas centralizado que España y ser federal y España no.

    Un Estado federal no es aquél más descentralizado, es aquél del cual el poder deriba de los federados hacia la federación, es decir el gobierno central no decide por encima de los federados.

    http://webspersoais.usc.es/export/sites/default/persoais/ramon.maiz/descargas/Artigo_55.pdf

    Y también te lo puede comentar uno de los grandes expertos en federalismo, Ferran Requejo https://www.youtube.com/watch?v=w8STm8XzUIA

    Con solo mirar las obras escritas por Requejo, éste es uno de los catedráticos más eminentes sobre el federalismo y claramente te diria que España no es un Estado federal.

    Yo no soy nacionalista catalán, no sé de dónde sacas eso pero en la próxima que vea calificativos, cuyo valor argumental es nulo tu comentario no será publicado.

    Igualmente no es que yo intente demostrar mintiendo que España quiere y desea ser un Estado más centralista, es que lo dicen los mismos españoles en las encuestas, ni difamo ni miento, es lo que nos dicen las encuestas y la evidencia que la mayoría de los catalanes no quiere seguir como estamos ahora con este nivel de autonomía.

    Así que no digas bulo a aquello que precisamente no está respaldado en mi opinión sinó en información objetiva que nos ofrecen las encuestas.

  4. 1) No me he equivocado al decir derecho comparado, pues la organización territorial del estado se adscribe al derecho constitucional.
    2) Busca en Internet FEDERAL ASYMMETRY AND INTERGOVERNMENTAL RELATIONS IN SPAIN y encontrarás un artículo académico (en PDF, por lo que no puedo copiarlo aquí) que me da la razón. Ese texto cita, entre otros, a Eliseo Aja, un jurista más importante que Ferrán Requejo.
    3) Dado que ambos hemos aportado documentos que nos respaldan, paso a dar mi propia opinión.
    Los estatutos de autonomía operan como norma institucional básica de las comunidades autónomas, exactamente igual que ocurre con las constituciones de los estados de una federación. Además, las relaciones entre el ordenamiento estatal y los autonómicos se regulan según el principio de competencia territorial, lo que recuerda inequívocamente al ordenamiento jurídico de un estado federal. Por último, en el caso de las CCAA de régimen especial (como Catalunya), el procedimiento de elaboración y modificación de los estatutos es exactamente el mismo que el de los estados de la inmensa mayoría de federaciones.
    Un saludo

  5. Te se escapa algo muy importante, la capacidad fiscal de las CCAA y las leyes de armonización que no son propias de Estados Federales.

    Igualmente este articulo no va en esta linea, va en la linea que los catalanes no les gusta la poca autonomía que tienen y que no existen probabilidades de avanzar hacia un federalismo real y completo, por mucho que se diga que esto es federalismo, si no gusta este nivel de autonomía, no gusta, independientemente de como le quieran llamar.

  6. Vaya por delante que soy madrileño, con lo que te podrás imaginar que la idea de la secesión de España no me apasiona, a pesar de ello me ha gustado el artículo, no estoy de acuerdo contigo en algunos de tus razonamientos, pero me ha gustado. Sobre todo porque este tema consigue arrancar lo peor de cada casa, y yo personalmente ya estoy bastante cansado que tanto desde Cataluña como desde el resto de España haya tanta gente incapaz de defender su idea de Estado sin menospreciar las ideas del de enfrente. Creo que todo lo que sirva para reflexionar y para exponer las ideas de cada uno de forma razonada y respetuosa, es un paso hacia adelante.

    En cuanto al tema del que habla el artículo, en mi opinión, el proceso de creación de un Estado Federal en España sería posible pero muy complejo y largo.

    Primero habría que superar el problema político de la reforma constitucional, y en eso estoy de acuerdo contigo en que es muy probable que el PP lo paralizara, si bien es posible que la crisis y el descontento social, acabara, al menos temporalmente, con el bipartidismo tan remarcado de nuestro parlamento. Las últimas encuestas auguran un batacazo histórico de PP y PSOE en las próximas elecciones a favor de fuerzas como IU o UPD, esta reducción del bipartidismo podría originar que fuera posible alcanzar los 254 diputados de los que hablas sin contar con el PP. Aunque con esta situación también aparecierían otros problemas, porque por un lado negociar a cinco o seis bandas puede ser realmente difícil, y por otro, no contar con el PP sería dejar fuera a una parte importante de los españoles, que a la postre no sería extraño que acabaran votando en contra de la reforma constitucional.

    Pero en mi opinión, el verdadero problema vendría después. Un estado federal supuestamente se crea cuando un conjunto de estados más pequeños deciden unificarse para fundar un estado más grande. En este tipo de estados es difícil que surjan duplicidades en las competencias, porque son los estados miembros los que deciden libremente que competencias ceden al estado central. Sin embargo, inevitablemente, en un Estado como el Español que ha sido tradicionalmente centralista, inevitablemente el Estado central tendería a mantener competencias, mientras que los Estados miembros tenderían a asumirlas, lo que seguiría generando multitud de duplicidades, y tensiones terrtoriales. La única manera de superar este obstáculo sería crear desde un principio un marco legislativo inéquivoco que determinara exactamente que competencias debe asumir el Estado central, y cuales los Federales, lo cual supondría sin ningún lugar a dudas otra durísima negociación entre todos los partidos políticos.

    Por último, la opinión pública también debería ser consciente qué significa realmente un Estado Federal. Un estado federal implica asumir más competencias que las que ahora son asumidas por las CCAA, por ejemplo un Poder Judicial propio, o una hacienda propia. Pero evidentemente también habría que contribuir al mantenimiento del Estado Central que seguiría siendo el encargado de por ejemplo construir la infraestructuras interterritoriales, de la defensa nacional o de la política exterior. Además también habría que seguir contribuyendo a algo parecido al actual fondo de compensación interterritorial, para evitar diferencias económicas exageradas entre los estados miembros.

    Con todo esto quiero decir que el camino hacia el federalismo, con el que personalmente estoy acuerdo, sería lento, y difícil. Pero del podríamos salir reforzados con la creación de un Estado en el que todos encontraramos cabida, en el que se respetaran y protegieran la diversidad cultural de cada estado miembro, y se potenciaran los puntos en común (que son multitud).

    Por otro lado, el camino hacia la independencia podría parecer más sencillo. Pero en mi humilde opinión creo que puede llegar a ser incluso más complejo.

    Nos guste o no, el marco legislativo actual en España imposibilita la celebración de un referendum vinculante y legal en Cataluña. Esta realidad legal choca frontalmente con la realidad social en Cataluña que día tras día se empecina en demostrar que cada vez más catalanes quieren una relación diferente con España dentro o fuera de ella.

    Esto sólo deja tres escenarios posibles el primero la celebración de un referendum sin el consentimiento del Estado Central. El segunda el mantenimiento temporal de las cosas tal y como están.Y el tercero la negociación entre ambas partes.

    La primera opción, dejaría un escenario realmente delicado independientemente del resultado del referendum. Debido a que los representantes del poder ejecutivo y legislativo catalán estarían llevando a cabo una acción calificada como delito por el código penal español, ante la cual los jueces y tribunales no podrían inhibirse, lo que no contribuiría más que al aumento de la tensión entre ambas partes.

    Si el resultado del referendum fuera “NO a la independencia”, es probable que el Sr Mas y el Sr Junqueras entre otros acabaran sentándose ante un tribunal de justicia, y si el resultado fuera sí el escenario podría ser si cabe aún más complejo; porque entonces la Generalitat tendría que debatirse entre declarar unilateralmente la independencia, o mantener el pulso con el estado español, dejando el referendum como una mera demostración de fuerza, y muy probablemente arriesgándose los miembros del poder ejecutivo y legislativo a acabar igualmente frente a un tribunal de justicia.

    En caso de declarar unilateralmente la independencia, Cataluña quedaría en una situación muy delicada, sin el reconocimiento internacional de multitud de países, y fuera de la UE. Imagínate un país en el que el pasaporte que emite no sirve para viajar al extranjero, o en el que su dinero no es reconocido como moneda de curso legal por terceros países. De hecho hay mucha gente en el resto de España que piensa que llegado el caso en el que la independencia de Cataluña fuera un proceso irrevocable, lo que menos perjudicaría al resto de España sería la declaración unilateral de independencia por parte de Cataluña, ya que implicaría la “fuga” de multitud de empresas de Cataluña hacia España, y a su vez España quedaría ante la opinión pública internacional como la parte perjudicada.

    La segunda de las opciones, de dejar las cosas como están, creo que francamente más que como opción solo podría considerarse como un retraso en tomar alguna de las otras dos opciones.

    Y la tercera opción, la negociación, implicaría ineludiblemente que ambas partes cedieran en ciertas pretensiones. Pero sí se podrían alcanzar acuerdos. Por ejemplo la autorización a la celebración de un referendum consultivo en Cataluña (y en cualquier otra región que quiera celebrarlo), vinculado a un compromiso inequívoco del Estado Central de promover una reforma constitucional en caso de que en alguna de las regiones en que se celebré gane el sí a la independencia.

    Claro que esta opción también tiene riesgos, porque evidentemente la reforma constitucional debería ser votada por todos los españoles, y en caso de salir no, volveríamos a estar como al principio, o incluso peor, porque podría haber mucha más gente dispuesta a lanzar el órdago de la declaración unilateral de independencia.

    Sin embargo, estoy convencido de que tanto en Cataluña como en el resto de España la inmensa mayoría de la gente es mucho más razonable que lo que los políticos de uno y otro lado nos quieren hacer creer.

    En cualquier caso, creo firmemente que llegados a este punto en el que el nacionalismo / independentismo vive su punto más álgido de los últimos 80 años deberíamos hacer tanto los unos como los otros algo de autocritica.

    Por un lado, los nacionalistas e independentistas catalanes tenéis que asumir que no todos vuestros problemas son culpa del resto de España. Es cierto que si España en general, y ciertas regiones como Andalucía, Extremadura o Castilla la Mancha en particular, se hubieran gestionado mejor a lo largo de los últimos 30 años, muy probablemente hoy en día Cataluña podría disponer de mucha más riqueza de la que ella misma genera. Pero la gestión de Cataluña a lo largo de estos últimos años tampoco ha sido precisamente ejemplar. Prueba de ello son el aeropuerto de Lleida o los ingentes recursos dedicados a las famosas embajadas catalanas mientras se recorta en áreas tan básicas para el bienestar como la sanidad o la educación. Aspiráis a una Cataluña independiente que sea como Holanda, y sin embargo la clase política catalana tiene muchas más semajanzas con la clase política española que con la holandesa.

    Por otro lado creo que en el resto de España tenemos que dejar de sentir el recelo que sentimos hacia todo lo que huela a catalán o vasco. Y que si realmente queremos luchar por un Estado cohesionado y moderno tenemos que asumir e interiorizar que el catalán y el euskera, el bacalao al pil pil y la escalibada, los dantzaris y la sardana, o los castellets y los pelotaris representan igual de bien a España que el castellano, el flamenco, la paella o los toros.

    Un saludo desde Madrid, siento haberme alargado tanto, y si has llegado hasta aquí, gracias por leerme.

  7. Estoy impresionado por la ecuanimidad de los comentarios y por la impecable argumentación del articulo . No poseo el bagaje necesario para poder argumentar desde el punto de vista legal o judicial pero me gustaría aportar una impresión , si , ya sé las impresiones no pueden construir un debate pero creo que todos los marcos legales que nos regulan fueron fruto de los sentimientos y impresiones , ciertos o falsos , que se sumaron para construir el edificio normativo que para algunos es una cálida casa y para otros una maldita cárcel . Mi impresión es que nos perdemos en disquisiciones más o menos brillantes sobre que se ajusta o no a derecho ( sobre todo en Madrid) y faltan análisis rigurosos sobre los datos de las encuestas que presenta el artículo. No son visibles las opiniones de la gente que se pregunta como hemos llegado a este punto. Tan solo aparecen exabruptos de holligans políticos con infundadas conspiraciones de adiestramiento infantil o lavado de cabeza mediático que son facilmente rebatibles . Entre todo este ruido nos llegan de cada lado dardos envenedados , mentiras, exageraciones o directamente amenazas, gente sensata dice cosas insensatas al pensar que menosprecian su tierra( coloquensé del lado que quieran). Yo pienso que la solución no esta en un libro de derecho ni en los tribunales sino en la valentía politica para entender los motivos del conflicto y en la generosidad de las dos partes. No podemos pensar en España como pensaban nuestros abuelos , debemos unirnos reconociendo lo que somos y lo que son los demás. Estoy seguro que si rascamos encontraremos españoles que piensan que los catalanes tienen derecho a cuidar su lengua (que es minoritaria y menos hegemónica que el castellano ) y gestionar de forma más sostenible sus finanzas . Si esta generosidad no existe , entonces es inevitable que llegemos al incierto camino de la independència . Un portazo a España por intransigente.

  8. Me sumo a los reconocimientos expresados, por la seriedad y profusión de datos en los que se basan tus argumentos.
    Seria muy bueno que hubiera un diálogo entre las partes. Pero todo diálogo parte de un reconocimiento de las partes y poder hablar de todo ¿Se reconoce a Catalunya el derecho a ser parte en este diálogo y sin límites? La constitución del 78 era ambigua; hablaba de las nacionalidades y regiones que conforman el reino de España. No se quiso profundizar en los derechos de las nacionalidades históricas por no molestar “a los poderes fácticos” (el Ejército). ¿Es que ya no os acordáis de estas alegaciones, cuándo se criticaba las deficiencias de la Constitución?Luego, con la sentencia del Tribunal Constitucional, se interpretó restrictivamente, negando que Catalunya sea una Nación. aunque se sume voluntariamente a la unidad de España. Se exige una Unidad renunciando o negando la personalidad.
    El derecho a decidir que reclamamos el 83 % de los catalanes, según un sondeo del mes d e setiembre de la Cadena Ser, no es una consecuencia de la voluntad independentista de los catalanes, a mi parecer, sino el resultado del tercer fracaso de la clase dirigente española, sobretodo madrileña, de crear un estado que integre a todos los territorios; en vez de un estado central para la extracción de las riquezas de la periferia, que benefician a esas capas dirigentes madrileñas, basicamente las grandes familias que controlan el aparato del Estado.
    Los que afirmáis, en base a unos supuestos muy subjetivos, que una Catalunya independiente es inviable, deberíais complementar la afirmación diciendo que aún es mas difícil que un representante de las clases dirigentes catalanas presida un gobierno de España. Los que nos oponemos al principio políticos de que España es Una, ya sea bajo las Restauraciones Borbónicas o en estados dictatoriales, nos acordamos, que en las dos ocasiones que el gobierno de España fue presidido por un catalán, o bien fue asesinado (y los asesinos aún están por descubrir) o bien fue depuesto por sus propios camaradas de partido. En los dos casos, estos Presidentes hablaban de la “nación española” y proponían una política que favoreciera España. No eran independentistas ni la autonomía !. La oposición a un gobierno español dirigido de acuerdo con los intereses de las clases dirigentes catalanas-españolas salía del aparato del propio estado “español”. Si el nacionalismo catalán tiene un componente económico también lo tiene el anticatalanismo. Es una lucha por el poder y del gobierno de España, y lo máximo a que pueden esperar “los catalanes y vascos” es a una vicepresidencia honorífica o al ministerio de Economia o Industria. Asi no se construye un estado integrador. Da lo mismo que sea republicano o autonomista. Un estado integrador parte del reconocimiento de la Diferencia, de los derechos de las minorías y de los territorios que lo integran. El Estado adoptará la forma resultante de esta pacto constitucional. Lo que si nos demuestra la experiencia, es que no puede ser bajo la forma de un Reino; ya que esto implica la unidad territorial y el desconocimiento de las partes. No se trata de reformar la constitución, sino de abrir un proceso o unos procesos constitucionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s