A C’s no le importa romper la cohesión social para ganar votos

C’s es consciente y desea que se produzca una fractura social en Catalunya básicamente porque les beneficia. Su estrategia basada en consignas de “todos unidos” tienen un sentido que se debe encontrar en la unidad nacional, es decir la unidad de las identidades española y catalana pero nunca de la unidad de los ciudadanos de Catalunya independientemente de cómo se sientan. Es decir, defienden solo una identidad, una catalana supeditada a una española, una unidad identitaria nunca ciudadana.

La estrategia para conseguir esta unidad identitaria consiste en centrar el debate político en un debate identitario: demonizar al independentismo como una cuestión identitaria totalitaria que intenta imponer una lengua y un sentimiento uniformador catalán; para que ciudadanos poco informados del día a día de la política que se sienten en algún grado españoles reaccionen en contra de esto.

Esta campaña de desinformación está respaldada con innumerables falsedades y falacias del tipo ad misericordiam y ad nauseam que permiten una demonización interesada del “nacionalismo catalán” para posicionar a ciudadanos en sus filas.

La escuela de debate de Albert Rivera, dónde éste se instruyó para ganar en ligas de debates y saltar a la política entrena con valores competitivos, que lo importante es ganar al adversario, no importan las mentiras y la manipulación, lo importante es ganar.

Lo que C’s está consiguiendo es que se produzca una fractura social en Catalunya, y solo por su propio interés. C’s se aprovecha de los sentimientos españoles de muchas personas, se aprovecha de la lengua que utilizan muchas personas en Catalunya para sacar votos. A Albert Rivera no le importa crear un grupo de opinión con una distorsión notable de la realidad de Catalunya, con un demonizado concepto abstracto sobre un nacionalismo catalán y tampoco le importa centrar todo debate político en una cuestión de identidad.

En realidad, el debate independentista al que Albert Rivera y todo su grupo hace frente, de identitario no tiene nada: uno puede ser independentista y a la vez sentirse español y hablar castellano. ¿Por qué esto es posible? Porque el debate independentista es un debate político, de organización política no de identidad. La identidad de una persona y el habla que utiliza es personal, y una futura Catalunya independiente como país democrático no puede imponer un sentimiento a la población. Es como si alguien va a vivir a Francia; se puede sentir español pero es consciente que vive en un país distinto al suyo de origen. Lo mismo que pasaría con una Catalunya independiente, viviría en un país distinto al suyo de origen pero esto no equivale a renunciar a sentirse español.

Los motivos por el cual el independentismo en castellano crece, es precisamente porque no es una cuestión identitaria, es tan solo una cuestión de derecho a decidir, que no se quiere depender siempre de España, que queremos ser independientes para gestionarnos y gobernarnos nosotros y poder construir algo mejor que España.

Como me dijo un exrepublicano español con orígenes en Extremadura y ahora independentista: “Construiremos en Catalunya la España que no quiso ser”.

El debate independentista por lo tanto, debería centrarse en una cuestión organizativa y no identitaria, puesto que en realidad es decidir entre más de lo mismo, es decir, seguir con España o construir algo diferente en un nuevo Estado, es decir, independencia.

Sin embargo, C’s lo desvía interesadamente a una cuestión identitaria, porque les interesa, les conviene y les da igual la fractura social, el enfrentamiento, la mentira y la manipulación si eso sirve para ganar votos.

También te puede interesar:

¿Qué hay detrás de C’s?

Anuncios

8 comentarios en “A C’s no le importa romper la cohesión social para ganar votos

  1. La creació de C’s a Catalunya recorda molt la creació d’alguns partits blavers a València amb el suport financer i material del govern central.

  2. “Como me dijo un exrepublicano español con orígenes en Extremadura y ahora independentista: “Construiremos en Catalunya la España que no quiso ser”.”

    La diferència és que Catalunya no és Espanya. És a dir, a Espanya hi ha llengües autòctones que es divideixen per territoris, al País Basc s’hi parla l’euskera, a Catalunya el català, a Galicia s’hi parla gallec, etc etc, i se les ha intentat passar per a pedra a totes, amb algunes ho ha aconseguit (amb l’aragonès i l’asturianu per exemple). A Catalunya això és molt diferent, s’hi parla català i occità (a la Vall d’Aran), però també s’hi parla castellà per l’acció d’Espanya (o de castella) ens l’han anat colant amb calçador (per no dir amb guerres, imposicions, afusellaments, bombardejos, etc.).

    Dit d’una altra forma, la composició social d’Espanya era la de Suïssa, un país dividit per llengües i tots tant feliços. A Catalunya la composició social és la d’una colònia, una llengua que està per sobre de les autòctones (signe de diglòssia, no pas de bilingüisme) així que evidentment amb la independència les coses s’han de normalitzar, que no vol dir prohibir llengües ni res d’això, simplement que el normal és que les llengües autòctones tinguin més pes que les foranes.

  3. Fixeu-vos en un parell de detalls.
    Enlloc de la Constitució diu quines són les Comunitats Autònomes, no en diu el nom de cap d’elles, I tampoc s’anomena pel seu nom cap altra llengua, només en diuen “lenguas cooficiales”.

  4. La conservación de la cohesión social recae en el respeto de todos los sentimientos y el independentismo los respeta, ya que es un proyecto político que no pretende que la gente se sienta de una manera o otra.

    Sin embargo, C’s desvía un debate político a como si fuera identitario y eso si rompe la cohesión social, demonizando como tu haces Jorge al movimiento independentista.

  5. Jorge, lo de pedirnos que agachemos la cabeza y aceptemos lo que se nos impone es lo que pretende el nacionalismo español. El nacionalismo español aún aspira a la idea de construir una España monolingüe castellana, bajo leyes castellanas y costumbres castellanas. Y no acaban de entender que eso en Catalunya no se quiera.
    Mientras el nacionalismo catalán, personalmente prefiero llamarlo catalanismo siempre ha sido integrador, sin embargo el nacionalismo español, y esta variante suya tan repulsiva que es el lerrouxismo lo que busca es la confrontación social.
    El PP y C’s son los que hablan constantemente sobre los apellidos de la gente, ¿no te acuerdas de lo que dijo Sánchez Camacho que en una Catalunya independiente SE OBLIGARÍA a los catalanes de apellidos castellanos a cambiarse el apellido.
    Por favor, Jorge, esos dos partidos se han manifestado al lado de la Falange.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s