Sanidad privada, ¿mejor?

Se dice y nos dicen: la sanidad privada funciona mejor que la pública, la sanidad privada no está saturada.

Vamos a considerar diversos factores para valorar la sanidad privada y la pública. En primer lugar, sus profesionales, en segundo lugar, su sostenibilidad y en tercer lugar, su naturaleza.

Entorno a los profesionales, ¿pueden existir diferencias entre los profesionales de la privada y de la pública? Realmente no, los profesionales pueden ser igual de buenos o de malos tanto en la privada como en la pública, todos pasan filtros importantes de selección y actualmente la mayoría de profesionales de la salud trabajan un turno en la pública y en el otro en la privada. No podemos decir que un servicio por su naturaleza deba tener mejores profesionales que otro cuya naturaleza es distinta. Sí que es cierto y lo percibe mucha gente es que la privada atiende mejor, con más tranquilidad, sin listas de espera y eso puede generar para algunas personas un plus de calidad. Pero ¿por qué la pública no podría ofrecer un servicio similar? Probablemente si se destinaran más recursos para la sanidad ofreciendo un número mayor de efectivos la saturación en la sanidad pública no sería de tal calibre.

Aquí se nos plantea otra cuestión ¿sería sostenible dedicar más recursos a la sanidad pública? La sanidad al fin y al cabo se tiene que pagar, sí que es necesario optimizar gastos, pero eso siempre en todo, un servicio eficiente y eficaz es perfectamente asumible para los bolsillos de los ciudadanos que deberían costear con sus ingresos. El actual déficit de recursos de la sanidad pública no se debe a que las clases medias y trabajadoras paguen poco y deban pagar más; porque ellos ya pagan en justicia a su trabajo y tienen una carga impositiva elevada. Quien realmente no está pagando en justicia son las clases adineradas, ellos perfectamente se pueden permitir costear dos infraestructuras, la pública y la privada. Si el dinero que dedican a la privada se destinara a la sanidad pública se podría obtener un servicio de calidad para todos en igualdad a la calidad en atención y saturación que soporta la actual sanidad privada.

¿A qué se debe el actual servicio de calidad notable de la sanidad privada? A la exclusión, la sanidad privada no es que sea menos costosa o más eficiente, simplemente es así porque es exclusiva, elimina a todos aquellos usuarios que no pueden costear el servicio y por lo tanto no está igualmente saturada. En un modelo privado de sanidad, los costes agregados a la sanidad en la población serían menores ya que la sanidad es exclusiva, solo la costearían las clases que se lo puedan permitir, sin embargo, si miramos los datos agregados de gasto solo en la población que la costea, veremos que el coste es mayor, ya que los usuarios no solo deben pagar el servicio sino que además deben pagar la plusvalía o el beneficio empresarial. Todo coste asociado extra simplemente se deberá a los gestores, si son buenos el coste será menor, pero eso no depende de la naturaleza del servicio. Volviendo a los costes y la sostenibilidad, un modelo totalmente privado como se ha comentado tendría unos gastos agregados a toda la población menores, pero al ser exclusivo, estaría generando que una parte de la población no estuviera cubierta por los servicios sanitarios y aumentaría los costes sanitarios por otros lados que no se verían reflejados en el coste directo a la sanidad privada pero si en el coste total a la población para sostener este sistema. Otros apuestan por la colaboración público – privada, cuando realmente éste si demuestra ser un sistema más costoso. Por un lado se desvían fondos que deberían ir a la sanidad pública para pagar un sistema privado paralelo, lo que lleva a la saturación por falta de ingresos del primero y a la creación de una infraestructura duplicada, cuyo resultado final seria, una infraestructura pública saturada por un lado, y por el otro, hospitales privados semivacíos. ¿Realmente la sociedad si puede permitirse pagar éstos lujos exclusivistas que supone la sanidad privada?

El servicio menos costoso es el de la sanidad pública universal sin complemento de la privada, ya que solo depende de que existan bueno gestores y una presión fiscal adecuada para el mantenimiento de un servicio cuya naturaleza al ser pública no requiere pagar los beneficios a una empresa privada como seria la sanidad privada.

A partir de aquí se nos plantean diversas cuestiones entorno a la sanidad privada: Si es privada y su negocio es la enfermedad, cómo va a ser su cometido el curarte cuando ellos hacen negocio con el hecho que existan enfermos con dinero, no será mejor mantener a la población con enfermedades crónicas y que se mantengan en perpetua enfermedad? Y aquí hago un guiño a las farmacéuticas.

Yo personalmente prefiero un modelo exclusivamente público y universal, ya que es sostenible, ya que es menos sostenible no pagar la sanidad y tener a todo el mundo enfermo con todos los costes asociados que comporta ¿no cree? Y además es universal, no es exclusivo y es más barato que un modelo privado o que un modelo público – privado.

Si hay gente que puede permitirse una sanidad privada, es que pueden pagar más impuestos para el mantenimiento de la pública y crear un sistema público de calidad. Que no nos engañen.

Por cierto, no voy a negar el derecho a la libertad de escojer un modelo privado de sanidad habiéndo otro público, lo que me refiero con este articulo es que me niego a aceptar que la privada sea costeada a costa de un peor servicio sanitario público.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s