Destrozando al PSC: electoralismo puro y duro

Presentación del PSC

Nuestro partido se basa en el equilibrio entre los intereses electorales del PSC, los intereses del PSOE y las creencias progresistas. Por eso, el PSC nunca ha avanzado en cosas criticadas desde Catalunya porque se sometía al dictamen del PSOE y por eso el PSC no ha avanzado en las políticas de izquierda que podrían comprometer sus intereses de partido [aunque sí en aquellas no creaban peligro].

 Veamos aquellas que no creaban peligro, constituían una pancarta electoral y a la vez también respondían a creencias de la izquierda: el matrimonio homosexual, el PLAN-E, promesas en infraestructuras y desarrollo [algunas de dudosa viabilidad pero que ayudaban a empresas amigas], el ministerio de igualdad, intentos de demostrar ser democráticos [véase la consulta de la Diagonal]… entre otras.

Veamos aquellas que sí iban en contra de los intereses de partido y que nunca vieron la luz: la reforma electoral, la reforma fiscal [que ahora tienen tanta prisa en proponerla después de años gobernando], la ley de financiación de partidos, una democracia más participativa, control de la Banca, ley hipotecaria… Entre otras propuestas de izquierda que nunca vieron la luz mientras todo iba bien porque no era necesario comprometer a los intereses de partido y de amigos.

Veamos aquellas que iban en contra de los intereses de Catalunya: No tener grupo propio en el Congreso, votar en contra del catalán en el Parlamento Europeo, votar en contra del Corredor mediterráneo… entre otras cosas, que por no comprometer a los intereses del PSOE el PSC se ha sometido.

Lo que nos demuestra, que el PSC solo avanza en políticas de izquierda siempre y cuando no comprometa sus intereses puramente de particulares y partidistas. Si esas políticas de izquierda no les comprometen y sirven de pancarta electoral más que mejor. Y por otro lado solo avanza en cuestiones relacionadas con Catalunya siempre y cuando no comprometa los intereses del PSOE.

 Nuestro lema es nuestro partido antes que la izquierda y el PSOE antes que Catalunya.

 Tácticas electorales

  1. Si algo es percibido por la ciudadanía como una equivocación reconocerla, dar imagen de humildad y que no les fallaremos. Necesitamos recobrar la confianza.
  2. Hacer propuestas de la izquierda que resuenan por la calle.
    1. Si son asumibles las haremos nuestras: apuesta por el crecimiento, no austeridad.
    2. Si comprometen demasiado a nuestro partido las callaremos: reforma ley electoral, democracia participativa.
    3. Si no nos comprometen tanto y son asumibles, las prometemos o con matices o las intentamos pactar con otros partidos. Si sale descafeinada será culpa del otro pero venderemos la voluntad y el sentido de Estado pactando por ejemplo con el PP: véase la urgencia de la propuesta de reforma de la ley hipotecaria.
    4. Oponerse a las propuestas impopulares sin proponer algo mejor o dejando la posibilidad de volver a lo anterior: reforma laboral.
  3. Mantener una actitud de moderación, compresión a la ciudadanía e intentar demostrar que estamos con ellos que nos solidarizamos y que les escuchamos. Debemos aprovechar la ventaja de estar en la oposición porque es mucho más fácil aparentar.
  4. El silencio debe ser nuestro aliado ante preguntas comprometidas y cuestiones que no debemos posicionarnos claramente. Desviar la atención utilizando un argumentario coherente, moderado y comprensivo. Ante la imposibilidad de esto, recurrir a los eslóganes: el PSC es un partido tal/que apuesta por/que se compromete con, para no contestar directamente o posicionarse sobre una cuestión.
  5. Criticar todo lo criticable del resto de partidos, sobretodo de la derecha. Es preferible no criticar a las otras izquierdas vaya ser que les demos publicidad.

Campaña electoral en Cataluña

  1. Prometemos el modelo federal para calmar y diluir las aspiraciones independentistas.
  2. No concretamos el modelo. Esto nos lleva a la posibilidad de diluirlo más tarde o vender algo con el nombre de federalismo. A un dirigente socialista ya se le escapó que el modelo autonómico es un modelo federal.
  3. Nos oponemos a la independencia porque supuestamente tenemos una tercera vía.
  4. Nos mostramos en imagen como los moderados. Creamos la imagen de dos extremos artificiales [PP y CiU] y dejando de lado al resto de partidos y a toda la izquierda parlamentaria porque interesa un debate sólo a tres bandas  y sólo con la derecha para crear la falsa ilusión que somos la alternativa sensata.
  5. Veto absoluto a ICV, ERC y C’s. Nos pueden sacar los coloretes en propuestas en el eje izquierda-derecha ya que no hemos hecho nada sensato mientras hemos gobernado.
  6. Seguir con las directrices de propuestas progresistas descritas anteriormente.
  7. Juego de palabras, lo que realmente prometemos es hablar sobre la cuestión federal. No pasa nada si es imposible, no hay opción de ganar pero si sirve para recuperar margen electoral.
  8. No posicionarnos sobre la hoja de ruta del Federalismo, proponemos propuestas, es decir, no tienen por qué materializarse. Ventajas:
    1. Podemos vender como federalismo algo que no lo es.
    2. Ganamos tiempo diluyendo la aspiración independentista.
    3. Mantenemos los intereses del PSOE, sin Catalunya Rubalcaba y el PSOE nunca llegarán al gobierno.
  9. Jugar con los sentimientos de las personas:
    1. Dar la imagen de que sentirse español no es compatible con la independencia de Catalunya.
    2. Vender un modelo imposible jugando con la esperanza de muchas personas.
  10. Apuntarse al carro de la campaña del miedo al proyecto independentista. Para que la gente más manipulable pero que quiere cambiar el estatus entre Catalunya y España se apunte a nuestro proyecto por el temor generado con la campaña del miedo.

¿Ustedes creen que si realmente el PSC-PSOE quisiera un modelo federal no hubiera intentado construirlo antes? Han tenido 35 años, ¿en qué ha avanzado el federalismo en España? En nada. Sencillamente no ha habido nunca voluntad de federación, simplemente se han limitado al modelo autonómico. El PSC no tiene ni grupo propio en el congreso, no han hecho ninguna propuesta para avanzar en este modelo y ahora de repente corren las prisas por decir que se propondrá esto, ahora salen federalistas de donde antes había eco. Y lo mismo podemos decir en las propuestas de izquierda.  ¿Creen que somos tontos los ciudadanos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s