La democracia está en peligro

Existe una actitud deliberada y calculada que consiste en desacreditar a la política como un instrumento de representación del interés general. Porque cuanto más débiles son los políticos, cuanto más miedo los políticos les tienen a las corporaciones, cuando no se atreven a tomar las decisiones que tienen que tomar, es cuando aparecen los mercados, el capitalismo salvaje, apoderándose de lo que es de todos para su beneficio privado.

No existen políticos corruptos, son empresarios metidos en política, que como tales solo buscan su beneficio privado. No por el mero hecho de encargarse de los asuntos públicos uno es político, se es político cuando se representa al interés general. La existencia de tales sujetos en la política demuestran las graves grietas que el capitalismo ha causado en los pilares democráticos y de representación ciudadana.

No estamos aún en una plutocracia (definición), estamos aun en la antesala de ese devenir. La plutocracia vendrá el día que las instituciones políticas y democráticas sean derrocadas y el ciudadano no tenga nada con el cual poder defenderse de las corporaciones privadas. Se instaurará entonces el poder del más fuerte, la diversidad será perseguida, lo diferente aniquilado y la desigualdad será la norma; las instituciones de justicia pasarán entonces de ser garante de derechos a ser garante de privilegios.

La antesala en la que nos encontramos se llama oclocracia. Tenemos hoy, a un gobierno tirano opresor que ha sido elegido de forma oclocrática. Es el momento en el que el pacto constituyente queda roto, la soberanía popular queda en duda y los cuerpos de represión actúan contra el pueblo.

La oclocracia es el gobierno de la muchedumbre, en el desarrollo de esta política, sólo se tiene en cuenta de una forma superficial y burda los reales intereses del país, dirigiéndose el objetivo de la conquista al mantenimiento de un poder personal o de grupo, mediante la acción demagógica en sus múltiples formas apelando a emociones irracionales para ganar el apoyo popular, frecuentemente mediante el uso de la oratoria, la retórica y el control de la población. La apropiación de los medios de comunicación y de los medios de educación por parte de dichos sectores de poder son puntos clave para quien busca esta estructura de gobierno, a fin de utilizar la desinformación.

 Así se mantiene un dominio sobre masas en movimiento que hacen valer sus propias instancias inmediatas e incontroladas creando la ilusión de que se impone un legítimo poder constituido sobre la voluntad popular. Sin embargo, tal y como asegura Rousseau en El Contrato Social falta la piedra angular, es decir, la voluntad general de unos ciudadanos conscientes de su situación y de sus necesidades, una voluntad formada y preparada para la toma de decisiones y para ejercer su poder de legitimación de forma plena. De esta forma, en la oclocracia la legitimidad que otorga el pueblo está corrupta, pasando el poder del campo de los políticos al campo de los demagogos.

Se debe pues restaurar la democracia, devolver el poder real de la política a la representación del interés general con la fuerza y la destreza necesaria para aniquilar aquellos intereses que se confabulan contra un pueblo para su propio beneficio.

También te puede interesar: ¿Cómo llegamos a la oclocràcia bajo la reponsabilidad ciudadana? PELIGROS SOCIALES DE LA MEDIOCRIDAD

3 comentarios en “La democracia está en peligro

  1. Pingback: La democracia está en peligro

  2. Excelente artículo que comparto en casi su totalidad excepto cuando dices que no estamos en una plutocracia. No discuto que, desde un punto formal, tal aseveración sea cierta pero hay que tener en cuenta que, quienes están detrás de todas las medidas económicas tomadas por todos los gobiernos desde los Pactos de la Moncloa para acá, han sido los grandes detentadores del poder económico.
    Saludos

  3. Coincido, aunque creo que aún no estamos en una plutocracia pura, por eso digo que estamos en la antesala, ya que considero que el ciudadano tiene aún algo de poder político para derrocar el poder del dinero y de las grandes corporaciones privadas que atenten contra el interés general.

    Saludos y gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s