¿Cómo empezamos a perder nuestros derechos en favor de los mercados?

No existe peor enemigo que aquél que nunca podrás ver… La historia de cómo perdimos nuestros derechos en favor de los mercados comienza en los tribunales; cuando los derechos individuales se consideraron también derechos colectivos. Los derechos individuales, así como los principios rectores, la libertad y la igualdad, sólo están pensados para el individuo, sin embargo, se creó una figura jurídica, una persona jurídica que podría ser algo más que una persona física, y se le otorgaron los derechos; fue entonces cuando empezó todo.

Debemos entender la perdida de dichos derechos con dos ideales equivocados que destrozaron por completo la filosofía humana que fueron la eliminación de la existencia del colectivo con el surgimiento de los ideales y la concepción individualista del mundo y la concepción de la libertad como ideal máximo, cuando la libertad fue razonada para estar limitada por la igualdad y que nunca se mostrara sin ella.

La libertad y la igualdad conforman un especie de panel de abejas, cada individuo tiene una libertad limitada máxima que viene determinada de tal forma que todos tienen la misma libertad máxima y donde la libertad de uno acaba cuando empieza la del otro; fue el momento en el que se crearon los derechos fundamentales y fue el primer trazo para dibujarlos.

Pero nos encontramos ante un movimiento, liberal, que propugna solo a la libertad como máximo valor e individualista, olivándose de la existencia de los colectivos. No hemos de olvidar que la libertad se torna muy perversa cuando sobrepasa los límites de la igualdad, pues pisa derechos.

Antes de seguir, hemos de entender que los colectivos sí existen, el primer colectivo que se conoce es la familia. Los colectivos se forman a través de lazos y suelen tener propósitos, ya sea la defensa de su supervivencia o la gestión de recursos comunes. Los colectivos no necesariamente deben estar territorializados, pueden ser transversales o pueden ser concentrados, pero su existencia es innegable. Éstos además tienen unos derechos concretos, que un ningún caso son iguales a los derechos individuales.

Uno de los éxitos de la democracia fue crear un colectivo territorial que se encarga de gestionar recursos comunes para el bien general. Antes ya existía el Estado, no necesariamente democrático, eran dictaduras, colectivos territorializados que sin embargo se conformaban a la fuerza, a través de la coerción. Es bien conocida la función principal de cualquier Estado, sea democrático o no, que es el monopolio de la fuerza; en las dictaduras, monarquías… esto se ha utilizado para someter al pueblo al interés del monarca, pues la nación siempre fue antaño lo mismo que el monarca; como dijo Luis XIV: Francia soy yo. Pero todo esto ha cambiado, a pesar de aún encontrar déficits democráticos en la realidad, en la concepción del Estado democrático, de derecho y social, se configura un ente territorial que engloba a un colectivo que es gestionado por unos representantes que se someten al interés general.

Pero empiezan a gestarse otro tipo de entes colectivos, la empresa privada. La empresa privada no deja de ser un colectivo de gente que busca el interés privado. Normalmente son colectivos dictatoriales, pues el jefe, el propietario de la empresa representa el interés privado, pues los empleados solo forman parte del colectivo por coerción, pero no reclusos por la fuerza, un hard power, sino por algo más poderoso, un soft power, el de la necesidad. Para sobrevivir los seres humanos se han tenido que someter al interés privado de un capitalista. Sin embargo esto ha sido aceptado, y desde el poder democrático que representaba al interés general, se ha ido progresando en derechos dentro de los ámbitos privados. Pero, estos entes colectivos, no necesariamente territorializados, llamados empresa privada se convirtieron en un cáncer el día que crecieron más de lo que les tocaba; se llaman ahora corporaciones.

Las empresas privadas y las corporaciones adquirieron los derechos individuales ante un mundo que negaba la existencia de colectivos y se cayó en el error de no establecer unos derechos a los colectivos diferenciados de los individuales. Pues ahora encontramos a individuos y colectivos con los mismos derechos, y muchos se preguntarán, ¿y qué problema hay? Pues el problema principal es que los derechos individuales se regulan por la igualdad de los individuos físicos, pero un colectivo es mucho más poderoso que el individuo; la libertad, ya se encarga de que esta diferencia devenga una desigualdad: los colectivos que han adquirido derechos individuales se imponen sobre el mismo individuo. Precisamente lo que se ha impuesto por encima del individuo son colectivos con intereses privados y competitivos.

Todo organismo vivo, ya sean humanos, como la Tierra en si, precisan de cooperación de todas sus partes para sobrevivir, ninguna célula es superior a otra, todo tiene su función, todo se regula, en el momento que una célula se impone al resto, en pro de su interés y no del conjunto, es lo que llamamos cáncer. Las corporaciones con su poder económico han logrado incluso infiltrarse en la política y han conseguido volver a la democracia en su favor, pues ellos solo buscan su interés privado. Las empresas con suficiente poder han logrado someter el interés general a su interés privado. Las empresas no dejan de ser colectivos, al igual que los Estados, aunque las corporaciones no están territorializadas, son dictaduras que juegan con la necesidad humana, y que los humanos no pueden combatir, pues estos entes han adquirido los mismos derechos, y en condiciones de igualdad gana siempre un ente colectivo.

Coexisten hoy, dos entes colectivos destacables, los Estados territorializados que representan el interés general y las corporaciones no territorializadas que representan el interés privado. La concepción del Estado para así representar el interés general debe ser la democracia, no existe pues apenas diferencia ante una dictadura de Estado que en una dictadura empresarial, la diferencia es que las corporaciones no tienen unos limites territoriales concretos, pero allí donde se asientan crean una dictadura laboral. Muchos dirán, vaya tampoco es tan mala, hay casos de empresas buenas; sí cierto, pero ¿es que acaso un dictador tiene que portarse mal necesariamente con sus ciudadanos? Podría hacerlo, pero la cuestión no es si es bueno o malo, la cuestión es que podría serlo si quisiese, podría exprimir si quisiese. Nos han hecho creer que no es lo mismo, pero que me expliquen a mi que diferencia hay entre dos entes colectivos que buscan el interés privado de su líder y que se crean a través de la coerción, ya sea por hard power o soft power.

Es normal que los mercados y las ideologías neoliberales intenten a través de todos los medios destruir a su rival, el única que le impide ser más grande, el Estado, incluso infiltrándose en él para destruirlo. Es hoy cuando las grietas del Estado democrático y de derecho se hacen más evidentes. Existen grandes filtraciones en lo público que viene desde lo privado. Se han infiltrado intereses privados en el que en teoría es garante del interés general, se ha empezado a transformar el Estado de Derecho: que pasa de establecer Justicia a ser el garante de privilegios privados; y todo esto lo estamos viendo hoy en día, y lo único que hacemos es seguir atacando a las instituciones democráticas, cuando el peligro real y lo que está causando todo esto, es la dictadura del mercado, que poco a poco y sin que nos demos cuenta está ganando el pulso al Estado.

Un mundo gobernado por intereses privados no sobrevive, es como un mundo plagado de cánceres, el mundo necesita de la cooperación, no debe existir ningún interés privado por encima del interés general y desgraciadamente la realidad está rompiendo con esta regla. Las corporaciones privadas no cesarán en su lucha contra el Derecho y contra la Democracia, son sus rivales a combatir y es nuestro enemigo a exterminar, debemos colocar a todo interés privado por debajo del interés general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s