La desigualdad sanitaria en España

Actualmente, la competencia de Sanidad, está traspasada a las Comunidades Autónomas, éstas son las que recaudan el volumen de ingresos para financiar la sanidad y ejecutan las inversiones y las políticas adecuadas según la Comunidad Autónoma. Al Estado sólo le queda una mínima parte que se solo reglamentaria y de coordinación, y deja a los entes locales la participación en los asuntos de salud que le afectan. Actualmente el 93% del presupuesto en Sanidad proviene directamente de la ejecución de la administración autonómica (indirectamente de donde provengan los recursos). La financiación de la salud viene dada por: los traspasos anuales del Estado – que se corresponden a las partidas de la participación en la contribución en la Seguridad Social, una compensación por la extensión de personas sin recursos económicos y una compensación por la integración – por las cotizaciones sociales, por tasas por la prestación de determinados servicios, por la aportación de las Comunidades Autónomas y de las corporaciones locales y por tributos estatales cedidos.

En Cataluña concretamente, el gasto sanitario público se ha situado alrededor del 5,3% del PIB el año 2007, aunque por debajo de la mayoría de Comunidades Autónomas (la media de España es del 6,1%) y el 2,4% la privada (2,6% en España) muy por encima de la media de la UE (2,1%) y muy por debajo de los 8,7% en la sanidad privada en EEUU. Per cápita Cataluña aún se encuentra por debajo de la media de España, donde se invirtió € 1.813 per cápita en España fue de 1.917.

De forma comparada con el resto de Comunidades encontramos que, el gasto sanitario público por persona protegida en 2007 fue, por orden de mayor a menor inversión; donde La Rioja con  1.876,7 €, Cantabria con 1.496,3 €, Extremadura con 1.490,8 €, el País Vasco con 1.436,8 € y Aragón con € 1.418,8, fueron las cinco Comunidades que más recibieron; y las que menos recibieron fueron, Cataluña con 1.271,5 €, las Islas Baleares con 1213,9 €, la Comunidad Valenciana con 1.186,8 €, Madrid con 1.184 € y Andalucía con 1.163,6 €. Las diferencias son enormes, difieren de 900 € per cápita entre la Comunidad que menos han recibido. ¿Qué podría justificar una diferencia tan grande en el gasto sanitario entre Comunidades Autónomas? Parece ser que la dispersión territorial en parte justifica esta disparidad entre las inversiones per cápita, pero es curioso observar cómo son las Comunidades Autónomas con más gasto sanitario las que tienen los menores recursos per cápita. Otras observaciones que encontramos, es en el reparto del gasto sanitario, por ejemplo, en%, el gasto en personal es muy diferente entre Comunidades Autónomas, mientras que Castilla y León, Baleares y Madrid gastan casi más del 50% en personal, Cataluña , La Rioja y la Comunidad Valenciana gastan mucho menos del 40% del presupuesto total. Pero en atención primaria Andalucía, Castilla y León y Castilla – La Mancha son las que gastan más de un 17% del presupuesto, mientras que Murcia y La Rioja se sitúan alrededor del 10%. En farmacia las Comunidades que más presupuesto gastan son la Comunidad Valenciana y Galicia con más de un 25% del presupuesto, mientras que La Rioja sólo gasta un 13%.

Según el Informe Desarollo Autonómico, competitividad y cohesión social en el sistema sanitario, dice que “según diversos estudios, la desigualdad regional en términos de utilización, cobertura y acceso es moderada en España en comparación con otros países, lo que en buena medida es consecuencia de los mecanismos de nivelación presupuestaria que incorpora el sistema de financiación de las comunidades de régimen común. “Y que en todo caso la diferencia viene dada por la prioridad a la hora invertir los recursos según la Comunidad Autónoma. A pesar de ello un informe de CES afirmó que “la ausencia de unas normas básicas claras fijadas desde el primer momento en materia de aprobación y financiación de las prestaciones, unido a su elevado valor político, ha propiciado la emulación entre servicios de salud autonómicos a la hora de conformar su oferta”. CES critica que “el sistema se limita a garantizar financiación suficiente a todas las Comunidades para que puedan prestar los servicios públicos esenciales en condiciones similares, pero no garantiza el destino final de los recursos, que depende enteramente de cada comunidad. Por ello, son exigibles medidas de “coordinación eficaces” para reforzar la equidad y la cohesión territorial en materia sanitaria. “

Pero, a partir de aquí los datos acentúan su desigualdad si tenemos en cuenta que algunas Comunidades Autónomas han de endeudarse cada año un% del PIB superior a otras Comunidades para llegar a los mínimos, por ejemplo en 2007 la Comunidad Valenciana se tuvo

que endeudarse hasta tener una deuda del 11,1% del PIB, seguida de Cataluña y Baleares con un 8,8%, y son precisamente las comunidades que menos recursos per cápita reciben, y las que tienen una deuda inferior son el País Vasco con una deuda del 0,7% del PIB, Murcia del 2,4% y Castilla y León con un 2,8%. Este endeudamiento es causa de la Sanidad? Probablemente sí, si tenemos en cuenta que la sanidad supone un 30% del presupuesto de media de todas las Comunidades Autónomas. Si comparamos las dos tablas podemos observar (dejando de lado los regímenes foral que ya suponen una desigualdad en el sistema español) que las comunidades que reciben unos ingresos más altos en salud suelen tener una deuda más bajo de algunas que reciben menos. Solidaridad interterritorial? Es símbolo que las comunidades más pobladas necesitarían de más financiación para no tener que endeudarse por encima de la media?

Otro grave comparativo es el diferente esfuerzo fiscal que hacen las diferentes Comunidades Autónomas. Cataluña segundo un artículo de La Vanguardia, es la comunidad autónoma donde más impuestos se pagan con diferencia, pero es de las que reciben menos recursos en sanidad. Pues, ¿qué relación hay ahora entre el gasto en Sanidad en relación al esfuerzo fiscal? Probablemente la distancia entre Comunidades Autónomas aumentaría, mientras unas pagan mucho más en relación al que reciben, otros pagan mucho menos por el volumen que recibimos de ingresos para financiar la Sanidad. Equidad en el modelo sanitario español?

En conclusión, cabe destacar que el sistema de salud en España al ser de un tipo de política multinivel en propiciado una desigualdad crónica entre Comunidad Autónomas que se debido a una poca regulación y coordinación entre los diferentes sistemas sanitarios de cada comunidad. En todo caso, la diferencia presupuestaria y las diferencias entre donde se destinan los gastos según la comunidad han hecho que las diferencias entre comunidades aumentaran. Hay que sumar la falta de actualizaciones de datos para hacer los cálculos de gasto sanitario y las disparidades en el esfuerzo fiscal de cada comunidad, donde ya la desigualdad no es sólo de asistencia a la sanidad, sino de diferencia entre lo que cada ciudadano paga por la sanidad y el servicio que saca. Los resultados nos dan que hay diferencias aunque moderadas en el sistema de asistencia sanitaria, pero si suman la diferencia de esfuerzo fiscal entre comunidades, el déficit presupuestario que debe alcanzar cada comunidad para llegar a los niveles actuales, la grave comparativa entre las diferentes inversiones per cápita en salud y todo lo que he expuesto en esta recensión, podemos decir que la política sanitaria en España garantiza la equidad entre todos sus territorios? Yo diría que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s